A medida que pasa el tiempo, nos convertimos en mujeres exigentes e impacientes. ¿Golpes de la vida? Puede ser, pero hoy te digo cómo ser más paciente y llevar la vida con más calma. 

Definitivamente, el mundo está lleno de exigencias y niveles que sólo aprendemos a desbloquearlos con tropiezos, decisiones y experiencias. ¡Hola ansiedad! 

Las mismas nos hacen llegar a un punto donde nos desesperamos por querer resolver todo con inmediatez, nos convierte en una persona acelerada, impaciente, poco empática y malhumorada. La idea es recuperar la paciencia, que será el elemento clave para resolver cualquier problema y vivir más feliz.

 

¿Eres poco paciente? Foto: Andrea Piacquadio en Pexels

¿Eres poco paciente? Foto: Andrea Piacquadio en Pexels

Mira este post: Ansiedad, 7 tips para las mujeres (que nos estresamos mucho)

 

4 puntos claves para ser más paciente

Podemos tomar esto como una especie de terapia, todo lo que nos ayude a avanzar es un proceso necesario para curar y estar mejor con nuestro yo interior. 

1. Identifica lo que te hace perder la paciencia

Aprende a auto-analizarte y determinar cuáles son esas cosas, situaciones o personas que te generan esta sensación de impaciencia.

Una vez que conozcas estas causas, tendrás más herramientas para enfrentarlas e ir eliminándolas de a poco.

2. No tienes el control de todo, ¿lo sabes? 

Reconoce y acepta que hay cosas que no puedes controlar ni mucho menos cambiar. Cuando entiendas esto, podrás manejar la ira, el enojo y la ansiedad que te provoca el intentar que todo se pinte como tú quieres. 

3. Disfruta del momento, el hoy

Piensa que este momento que estas viviendo “ahora” es un rato placentero. Te aconsejo que disfrutes y te des gustos necesarios para poder alejar esas malas actitudes que te hacen ser una mujer impaciente. Por ejemplo: por las tardes, merienda tu snack favorito, cambia de look como tanto quieres, visita lugares que te relajan y te recargan las energías, etc., pero siempre vive el presente. 

4. Sácale el lado positivo a la impaciencia

No todo es malo y como se dice, de todo lo negativo se saca algo positivo. Cuando te sientas impaciente o ansiosa, puedes cerrar los ojos e imaginar algún lugar que te haya encantado, recordar el sabor de algún bocadillo o sentir muy de cerquita el último abrazo que le diste a mamá. 

Maneja tu ansiedad  con actividades que te ayuden a recobrar la serenidad que necesitas. Meditaciones, yoga, actividad física, cantar, pintar, bailar. Son actividades que funcionan como terapia para trabajar la impaciencia.

 

Sigue leyendo: 4 formas de deshacerte del estrés

 


Síguenos en redes sociales como @KENArevista: