Seguramente te ha pasado como a m: tomas un producto del mostrador y lo eliges por su buena “fama” o por las recomendaciones de los artistas en sus publicaciones por redes sociales. Pero ¿te has detenido a leer el etiquetado de cada uno?

Por ejemplo, cuando compramos una fragancia, solo estamos pendiente qué tal es su olor y cuaántos ml tiene el frasco, pero la información que es importante la puedes conseguir en el etiquetado del producto.

¿Es el indicado para tu pH o piel? Para conocer un poco más sobre el producto, es recomendable que detengas en esa etiquetita tan importante y tan ignorada, por la mayoría de nosotros.

Lee la etiqueta del producto

Lee la etiqueta del producto

Consejos sobre el etiquetado y la publicidad:

1.      Verifica que cuente con un COSMEP (Código de Autorregulación y Ética Publicitaria de Productos del Cuidado Personal y del Hogar).

2.  En las piezas publicitarias, pon especial atención si se resalta un ingrediente específico pues los resultados deben estar basados en el producto en su totalidad y no en los beneficios que puede dar un ingrediente activo puro.

Efectivamente, el producto puede contener un ingrediente que le da un plus y que hace que el producto sea más efectivo, pero lo importante es que el producto contenga dicho ingrediente, en los porcentajes efectivos para dar los resultados prometidos.

3.      Cuida que los resultados que te están prometiendo con el uso de un producto cosmético no aparenten ser los de un medicamento o de una intervención quirúrgica, ya que los beneficios que se pueden obtener de los productos de cuidado personal jamás curarán enfermedades ni son soluciones definitivas a un padecimiento o condición.

4.      Evita pasar productos de un envase a otro o rellenar envases con productos diferentes pues al hacerlo podría contaminarse, lo cual puede representar un riesgo en tu salud. Te recomendamos que cuando te termines un producto, destruyas el envase para evitar que éste sea rellenado o reusado en el mercado informal y sin duda también representa un riesgo en la salud.

5.      En México existe una Norma Oficial Mexicana con la que cumplen las empresas formales y que habla sobre el etiquetado, en la cual se hace referencia a la caducidad de los productos, si tienen una caducidad menor a 24 meses deberán incluir dicha información en el empaque del producto y si es mayor a 24 meses no es obligatorio mencionarla en el empaque.

 

No te dejes llevar solo por la publicidad o por lo “cute” de la presentación del producto, por sus buenos olores o porque a tu mejor amiga le fue bien. No todos los cuerpos responden igual al mismo producto. ¡Lee la etiqueta primero!

 

Información sugerida por: Belleza y Bienestar CANIPEC

 

LEER MÁS SOBRE:  14 GADGETS Y PRODUCTOS, ¡LO MÁS NUEVO EN BELLEZA QUE PROMETE MARAVILLAS!

Comparte tu opinión