No está de más que nosotras tengamos algunos tips de plomería y limpieza, no se sabe cuándo se nos pueda presentar una emergencia de estas en nuestro hogar. ¡Presta atención y toma nota!

LIMPIEZA PROFUNDA: CADA RINCÓN 

Problemitas caseros: ¡es hora de solucionarnos!

Problema 1: Manchas blancas en las llaves

Si has notado la presencia de manchas blancas en el cromo de tus llaves del lavabo, no son más que minerales contenidos en el agua y que, con el paso del tiempo y la falta de limpieza, se van acumulando hasta crear esa capa blanca. Lo ideal es limpiar diariamente las llaves con agua limpia y una franela, si la limpieza no es diaria, las manchas serán más difíciles de quitar.

Solución: la solución es usar agua y vinagre: lo leíste bien, con agua y vinagre.

Haz una mezcla al 50% de agua y de vinagre, moja la franela con dicha solución y frota suavemente la superficie con lo que las manchas no tan pegadas, deberían irse desprendiendo. Si se trata de regaderas o partes cromadas que veas que puedes desmontar, introdúcelas en esta mezcla de agua y vinagre y déjala ahí por alrededor de 1 hora.

Saca la pieza de la solución y enjuágala bien con agua, sécala con una franela y ¡listo! Verás cómo las piezas brillarán como el día en el que las instalaste.

 Problema 2: Drenaje obstruido

Típico que terminamos de comer, y todos llevan los platos sucios al fregadero, comienzan a lavarlos y –sin querer- algún granito de arroz, una hojita de cilantro, un huesito de limón se va por el desagüe, al siguiente día ¡tu fregadero se convirtió en un chapoteadero! 

Esto sucede porque el desagüe se encuentra obstruido y el flujo del agua es más lento.

Solución: utiliza sólo agua caliente y jabón.

Calienta 1 litro de agua corriente y luego agrega unas cucharadas de detergente líquido o en polvo para lavar platos. Vierte muy lentamente el agua hirviendo por el desagüe y deja que poco a poco la grasa y los restos de alimento acumulados se vayan disolviendo. El jabón cortará los aceites endurecidos de la comida y el agua disolverá los restos de alimento acumulados en la tubería. Puedes hacer esto una vez a la semana para ver mejores resultados.

No te pierdas: decorar tu sala de manera bellísima.

Problema 3: Obstrucción por cabellos… ¡Iugh!

Es probable que con el modo de vida tan agitado que tenemos, no tengamos tiempo de poner atención a los detalles que más adelante pueden volverse un eterno dolor de cabeza. Precisamente eso le sucede a la tubería de tu cuarto de baño.

Cuando nos bañamos, no sólo se van al desagüe restos de jabón y shampoo, sino además, cabellos que poco a poco van obstruyendo la tubería, lo que con el tiempo, hace que tengamos pequeños charcos bajo nuestros pies cada que tomamos un baño.

Solución: un rústico y confiable gancho largo de alambre.

Dobla el extremo de un trozo largo de alambre y conviértelo en un pequeño gancho, si te cuesta trabajo, utiliza unas pinzas. Con ayuda de unos guantes, retira con cuidado la tapa del drenaje, elimina cualquier residuo visible de suciedad y después inserta el gancho para explorar la tubería (prepárate porque puede que recibas olores no muy agradables) y, retira cualquier residuo. Verás cómo de inmediato comienzan a salir algunas bolas de cabello.

Utiliza el gancho varias veces en el desagüe para asegurarte de limpiar por completo los escombros. Recuerda meter todos estos residuos en una bolsa de papel y tirarla en los desechos orgánicos.

Problema 4: ¿Cómo destapo los agujeros de la regadera?

Si te ha pasado que un buen día abres la llave de tu regadera y no, no sale la misma cantidad de agua ni con la misma presión, has llegado al momento en que los agujeros están tapados con sarro.

Solución: ¡es muy sencilla! Lo único que tienes que hacer antes de irte a dormir es llenar un recipiente con 50% agua y 50% vinagre blanco, introducir el cabezal (la regadera) y dejarlo así durante toda la noche.

En la mañana siguiente, saca el cabezal del recipiente y cepíllalo con la ayuda de un cepillo de dientes, enjuágalo por completo con agua limpia y vuelve a colocarlo en su lugar. Como magia verás como el agua comienza a fluir de manera normal.

 Problema 5: Manchas de jabón en los azulejos.

Por más que lo evites, las manchas de jabón siempre estarán en los azulejos de tu baño, y sí es blanco, ese es un problema que no podrás omitir.

Solución: para ello te sugerimos hacer una mezcla de agua oxigenada con bicarbonato de sodio hasta formar una pasta. Con ayuda de una fibra, toma un poco de la mezcla y comienza a frotar las paredes. Verás que en cuestión de minutos tus azulejos quedarán limpios y brillosos.

Estos consejos en tu hogar son fáciles de llevar a cabo, además de no necesitar de mucho presupuesto para realizarlos. Así que atrévete a realizarlos y disfruta de espacios más limpios en tu hogar.

Fuente: Helvex.

Fotos: Helvex.



LIMPIEZA DE LAVANDERO: LIMPIEZA Y ORDEN AL 100%

Comparte tu opinión