Viridiana Álvarez se convirtió, en 2017, en la séptima mexicana en conquistar la cima del Everest. Lo hizo, justamente el día que cumplía 34 años de edad.

Ese ha sido su mejor regalo y un reto que le implicó muchos sacrificios a la alpinista de Aguascalientes, ya que, entre otras cosas, renunció a su trabajo, donde llevaba siete años, y vendió su auto.

“Desde que fui a mi primera montaña, el Pico de Orizaba, hace tres años, me di cuenta que esto me gustaba. Fue un periodo corto de preparación, pero ya tenía mi propósito y sabía que lo que quería hacer era conquistar el Everest“, declaró a la revista Marca.

“El montañismo es una autoconquista; no conquistas la montaña, te conquistas a ti misma“, señaló la alpinista.

En el siguiente video, la mexicana hace una analogía entre el alpinismo y cuando te propones alcanzar metas en la vida diaria.