Me encanta la frase de la chef mexicana Sonia Ortiz cuando dice: ¡Ponte el mandil y deja salir el chef que llevas dentro!

A propósito de que cada 20 de octubre es el Día Internacional del Chef, destacamos tan laborioso trabajo que, con pasión, realizan los cocineros en todo el mundo. Yo, desde el pequeño rincón de mi cocina, celebro ese día con mi humilde y sencilla preparación.

El mandil o delantal es la prenda de cuero o tela fuerte que, colgada del cuello, sirve en ciertos oficios para proteger la ropa desde lo alto del pecho hasta por debajo de las rodillas. Esa es la definición común que conseguimos sobre este término.

Sí, ese mismo mandil que usan los cocineros para proteger su ropa de que alguna preparación le caiga encima.

Como ando en esa onda de hacer preparaciones caseras, cada vez que veo el programa de la cocinera mexicana Sonia Ortiz y ella suelta esa sentencia de ¡Ponte el mandil y deja salir el chef que llevas dentro”!, me animo a preparar algo rico para mi esposo e hija.

Ortiz es una youtuber cocinera inspirada en la comida autóctona de su país y sus preparaciones están pensadas para el disfrute en familia, con platos sencillos que resaltan el sabor mexicano. Actualmente, la chef presenta y comparte sus preparaciones a través del canal elgourmet.

En su presentación, detallan que Sonia está convencida de que el amor se demuestra en la cocina y un caldito de pollo recién hecho es la mejor prueba. Y a quién no le gusta una sopita de pollo para el alma, como dice el famoso libro de los psicólogos Jack Canfield y de Mark Víctor Hansen.

«Sopa de pollo para el alma» es un libro que ha originado un auténtico fenómeno de renovación espiritual en todo el mundo. Estas historias personales llenas de esperanza, inspiración y triunfo del espíritu humano han conseguido llegar al corazón de personas de todo tipo y edad ayudando a mejorar sus vidas. 

A partir del primero de noviembre, Sonia Ortiz estrena una nueva temporada y destaca que “los sabores del hogar se atesoran para siempre”.

¡Anímate a intentarlo! ¡Prende los fogones y prepara algo divino para ti y los tuyos!

Comparte tu opinión