Grammy 2018: una red carpet incompleta

El show de entretenimiento fue eso, entretenido, semicoherente en la tendencia y el movimiento social, pero a mi criterio un tanto aburrido.