Trabajas y trabajas y terminas la jornada con tensiones y emociones que te desgastan el cuerpo y la mente. Sería magnífico conseguir una pastillita milagrosa para evitarlo, ¿cierto? Pero a falta de píldoras vendría bien unos consejitos importantes.

Hay emociones que sin darnos cuenta, nos agobian mientras estamos resolviendo asuntos de trabajo y es precisamente un dolorcito de cabeza la típica señal de estrés laboral. Sin embargo, hay otras señales que suelen ser desapercibidas entre tanta responsabilidad.

Entre los síntomas más comunes podemos puntualizar:

  • Músculos entumecidos
  • Sensación de sueño a mitad de las tardes
  • Ansiedad por comer algo dulce
  • Falta de motivación
  • Distracción constante

Una amiga psicóloga me comentó que el estrés dentro de la oficina puede reflejarse de muchas maneras, hasta cambios de humor repentino y depresiones agudas pero lo importante es que cada persona evalúe su cuerpo, se conozca y tome control ante el estrés y las presiones de trabajo.

Todos nos vemos sometidos a entregar trabajos al final del día o en fechas determinadas y eso nos genera un estrés que “creemos” tenerlo dominado, pero… ¿realmente lo dominas? ¿Crees que de ser así, ese dolorcito de cabeza existiría?

Por recomendaciones médicas, es importante que tengas en cuenta algunas claves para combatir este tipo de presiones generadas por el trabajo. ¿Empezamos?

Claves para aliviar el estrés laboral ¡Sí funcionan!

combatir-estrés-en-el-trabajo

  1. Procura frecuentar otro lugar que no sea la oficina y tu casa, esto además de ser parte de la rutina, genera estrés y repercute en el desempeño profesional. Quizás darte una paseadita por el súper antes de llegar a casa, no estaría mal…

 

  1. No crees rutinas dentro del espacio y tiempo de trabajo. Si bien sabemos, ante todo está la responsabilidad y el profesionalismo pero también la salud.

Junto con tus compañeros de trabajo planifiquen 10 minutos de receso y realicen actividades que les haga desconectar con su trabajo diario. Ir a la panadería por un café o ir a almorzar en un lugar que no frecuenten mucho podría ser la solución.

3- ¿Y si escuchan música mientras trabajan? Qué diferente sería poner en reproducción la rockola de tu época e ir reviviendo cosas mientras trabajas a sacar todo el pendiente del día con un silencio que te altera mucho más los nervios. ¡Podrías intentarlo!

4- Nunca pases tus horas de comida por alto y si te apetece hacer un break y comer algo mientras trabajas ¡estás en tu derecho! Tampoco es que eres una máquina con pilas recargables.

5- En mi caso, me relaja muchísimo tener cremas para las manos que me ayuden a sentirme relajada. Si también te pasa, carga siempre una en tu bolsa o déjala en tu puesto de trabajo.

Hay cosas que podrían aliviarte mucho el estrés dentro de oficina y es necesarias hacerlas por tu salud mental y por el rendimiento profesional…

LEER MÁS SOBRE: ¿ENTREVISTA DE TRABAJO EN INGLÉS?: ¡NO COLAPSES!

Comparte tu opinión