Se llevaron a cabo los Council of Fashion Design of America, mejor conocidos como los “CFDAs Awards”, en NYC. Este evento es considerado como el “Oscar de la Moda”, y otorga premios que reconocen el talento y el trabajo de los diseñadores americanos.

Fue fundado por la publicista Eleanor Lambert en 1962, con el fin de proteger e impulsar la moda americana; desde entonces ha cumplido su labor. Sin embargo, se torna un tanto repetitivo en sus nominados y en los premiados. Más que una noche como los “Oscar de la Moda”, se puede considerar un reconocimiento ameno entre colegas donde se celebra el trabajo del diseño. Entre los ganadores estuvo Marc Jacobs por vestimenta femenina, siendo esta la séptima vez que se lleva este premio. Thom Browne ganó por tercera vez vestimenta masculina. Rachel Mansur y Floriana Gabriel ganaron como accesorios del año, luego de que el año pasado se llevaron el premio Swarovski como diseño de accesorios emergentes… Poca variedad, si me preguntan.

La gran sorpresa de la noche fue Beyoncé, quien estos días parece ganar de todo, como Fashion Icon del año. La cantante/actriz que ha marcado una pauta importante en la conversación sobre el poder de las mujeres en el mundo, vistió de Givenchy para la noche Americana de la Moda. Si me preguntan, esa sí no la entendí. Sin embargo, debo reconocer que Queen B ha logrado que la moda se acople a ella y no ella a la moda, haciendo de su cuerpo, su raza y color el factor predominante que influencia al diseñador que escoge vestirla y no viceversa, desafiando bajo todo concepto el poder que la moda debería tener. Ella es el motivo que genera una prenda, la prenda no la viste a ella.

Brandon Maxwell, quien empezó como estilista de Lady Gaga, fue nombrado diseñador emergente del año, muy merecido a mi criterio, y Alessandro Michele de Gucci fue reconocido como diseñador internacional del año, también muy merecido, ya que este ha logrado revivir una marca que se vio perdida en su misma tradición y le dio una vida pop y elegante acorde con las líneas comerciales de la moda actual.

El evento no fue televisado y, más allá de una pasarela linda entre modelos y diseñadores, parece que fue una noche en donde tuvo lugar una mutua condecoración entre los reyes de la moda americana.

Comparte tu opinión