En los recientes años se ha advertido un incremento en las mujeres heterosexuales seropositivas a VIH. Hoy en día se cuenta con manejo médico que puede incluso disminuir el riesgo de contagio sexual y durante el embarazo-parto-lactancia de madre a hijo: “transmisión perinatal del VIH”.

Si no se realizan intervenciones médicas las tasas de transmisión son de un 15%-45%, cuando se realizan algún manejo eficaz estas cifras se pueden reducir a niveles inferiores al 5%.

Esta acciones son que las mujeres con embarazadas reciban medicamentos contra el virus para reducir el riesgo de la transmisión maternoinfantil y para proteger su propia salud. Y se recomiendan medicamentos contra el VIH a todas las personas seropositivas. Estos medicamentos ayudan a las personas seropositivas a vivir una vida más larga y más sana y a reducir el riesgo de la transmisión del virus.

Los medicamentos contra el VIH trabajan evitando la multiplicación del virus, y así, reducir la concentración de este último en el cuerpo (también llamada carga viral). El tener menos VIH en el cuerpo protege la salud de la mujer y reduce el riesgo de la transmisión maternoinfantil del virus durante el embarazo y el parto.

Algunos medicamentos contra el VIH pasan de la mujer embarazada al feto a través de la placenta. Esta transferencia de medicamentos protege al bebé de la infección, especialmente durante el parto vaginal cuando el bebé pasa a través del canal del parto y se expone a cualquier VIH en la sangre u otro líquido corporal de la madre. En algunos casos, a una mujer seropositiva se le puede practicar una cesárea para reducir el riesgo de transmisión maternoinfantil del virus durante el parto.

Los bebés de madres seropositivas reciben medicamentos contra el VIH durante las primeras 4 a 6 semanas de vida. Esos medicamentos reducen el riesgo de infección por cualquier virus que puede haber entrado al cuerpo del bebé durante el parto.

 Lee más: 

Conoce por qué debes hacerte las pruebas del VIH

 

Comparte tu opinión