Aunque a veces repelemos que vengan a decirnos cómo hacer las cosas, también tenemos que confesar que esos métodos también funcionan. Los típicos consejos de la abuela a la hora de cocinar, conquistar a un hombre y llevar una casa pueden parecer antiguos (y a veces, sí lo son) pero hay algunos que no pierden vigencia. Así que aquí no nos vamos a enfocar en asuntos de corazón sino en la vida cotidiana de tu casa.

Aspirar antes de barrer

Este es uno de los consejos de la abuela que yo no conocía pero me suena bastante lógico. Si hay que aspirar, es mejor “revolver” o “sacudir” el polvo antes de barrer. Si lo haces al revés, es probable que salga polvo de quién sabe dónde, arruinando todo lo limpiado.

Disimular golpes en la madera

¿Les ha pasado que su adorada mesa o mueble tiene golpes o rayones blancuzcos? Para oscurecerlos, se pueden teñir con una mezcla de café en polvo y agua. También se puede aplicar grasa de zapatos (del tono) o té negro.

Utiliza papel periódico

Para mí, es un básico para muchas cosas, pero sin duda, no hay vidrios que resistan la calidad de limpieza del papel periódico. Con tu limpiador azul favorito (yo uso uno biodegradable/eco-friendly) terminarás de volada.

Golpear los sillones

Coloca un trapo húmedo sobre los sillones y después, sacude dando golpes con otro trapo. La humedad de la tela se quedará con todo el polvo.

Limpiar mientras cocinas

En lugar de ir dejando toda la limpieza para cuando estás por servir la comida, el consejo es ir lavando trastes mientras se fríe el chorizo o la cebollita. De plato en plato y cuchillo en cuchillo, cuando termines de preparar el guisado prácticamente no habrá nada que lavar. Y siempre habrá espacio para maniobrar (más en estas cocinas pequeñitas actuales).

Relucientes de limpios

Para artículos de plata utiliza un trapo y pasta de dientes. Verás cómo brillan después de tallar un ratito. Puedes quitar los residuos lavando con agua y jabón normal.

Adiós manchas de las cacerolas

Uno muy antiguo: para eliminar manchas de utensilios y ollas, límpialas con corteza de pan dura y una mezcla de bicarbonato de sodio y agua caliente.

Hojas desechables para secadoras

Si tú, como yo, no tienes secadora, dirás… ¿para qué sirven? Estas telitas son perfectas para el clóset. Colócalas entre prendas, como aromatizante. Ve usando de a una para no saturar de aroma.

limpieza-de-la-casa

Foto de @karim_manjra

Limpieza profunda, de acuerdo a la estación

Esta la encontré en una página de Internet hace tiempo y me sigue pareciendo una de las mejores ideas EVER, y claro, son consejos de la abuela.

  • La limpieza profunda de primavera: incluye alacenas y limpieza de alfombras y tapetes.
  • La limpieza profunda de verano: “pimpea” el exterior de la casa (puedes lavar o hasta dar una mano de gato con pintura y hasta impermeabilizante) e incluye todas las ventanas.
  • La limpieza profunda de otoño: lava las paredes y vidrios interiores y todas las cobijas y edredones, para prepararte al frío.
  • La limpieza de invierno: aspira y voltea los colchones, los sillones y cojines y haz depuración de clóset y artículos de tocador (productos de belleza incluidos).

Como verás, hay muchos trucos y consejos de la abuela que no pasan de moda, ¡que no mueran!

Comparte tu opinión