¿Qué madre no ha sufrido al momento de dormir a su bebé? es uno de los temas más comunes y más preocupantes. ¿Estará o no durmiendo lo necesario? La pregunta del millón.

“Dormir es un proceso importante para el crecimiento y el desarrollo de los niños. Hay más sueño profundo desde la infancia hasta la adolescencia.” Explica Allison Siebern, PhD, vocera de la parte del sueño en Fitbit, profesora asistente y consultora en Stanford.

La experta explica que cuando los niños o duermen lo necesario, puede ser que padezcan problemas de salud.  “El sistema inmunológico está comprometido, se vuelve más sencillo el contraer infecciones”. “Incrementa el riesgo de sobrepeso y diabetes tipo 2, incluso problemas con el metabolismo. Por otro lado, cuando son capaces de conducir se vuelven propensos a tener accidentes automovilísticos, en adolescentes aumenta su riesgo de quedarse dormidos frente el volante”, finalizó.

¿Cuántas horas deben dormir los niños?

Los niños deben dormir determinadas horas según su edad:

  • Recién nacidos 0-2 meses = 16 a 20 horas
  • Bebés 2- 12 meses = 9-12 horas y 2- 4.5 horas en siestas
  • Niños pequeños 12 meses a 3 años = 12-13 horas
  • Niños 3-5 años = 11-12 horas
  • Niños adolescentes 6-12 años = 10-11 horas
  • Adolescentes 12-18 años = 9-9.5 horas

“Si un niño durante el día parece tener sueño o estar cansado eso es una señal que no está obteniendo sus horas de sueño necesarias. Algunas señales que muestran falta de sueño son irritabilidad, berrinches, el famoso modo zombi o la hiperactividad.” Explica Sieberm.

Del mismo modo, aconseja que  también puedes comenzar a enseñarle cuando sea apropiado para su edad, a escuchar sus cuerpos cuando se sientan cansados o ansiosos, enseñarles a usar la “respiración profunda y la relajación muscular progresiva”.

Es importante que asumas la importancia del tema y veles por las horas de descanso de tu pequeño. Es importante para su crecimiento y estilo de vida.

Información sugerida por: Fitbit



LEER MÁS SOBRE: HÁBITOS DE SUEÑO PARA NIÑOS CON TDAH, ¡A DORMIR!

Comparte tu opinión