¿Te has preocupado por qué tanta caída del cabello? O simplemente te has dado cuenta que tu cabello no es el mismo. El estrés es el factor universal para que este problema nos ataque y se agrave si no lo atacas a tiempo. Para nosotras esto es letal, así que te invito a leer un poco más al respecto y a trabajar en pro para nuestro beneficio. 

“Sabemos que existe conexión directa del sistema nervioso con cada uno de nuestros pelos, a todos les alcanza una fibra nerviosa. Por lo tanto, hay una conversación continua entre el sistema nervioso y el cabello”, nos explica el tricólogo David Saceda, dermatólogo del grupo de dermatología Pedro Jaén.

Hay muchísimas mujeres que, además de la caída de cabello, sufrimos de exceso de grasa en nuestra melena. Algunas veces adjudicamos la culpa al shampoo y aunque puede ser cierto, debemos estar consiente que el estrés es un enemigo letal que afecta a nuestro cuerpo y a nuestro cuero cabelludo también. 

El dermatólogo Eduardo López Bran, director de Clínica Imema, explica: “es bien conocida la relación entre el estrés y la caída del pelo, pero es menos frecuente que nos hagamos eco de la influencia que una situación mantenida de estrés puede tener sobre nuestro cuero cabelludo. El estrés conlleva aumento de la secreción de grasa y favorece el desarrollo de descamación o caspa. Una enfermedad del cuero cabelludo como la dermatitis seborreica, que afecta a un elevado porcentaje de la población adulta y que cursa con enrojecimiento y descamación, guarda una relación directa con las situaciones de estrés.”

 Devuélvele la vida a tu cabello y vive feliz. Foto de: Oleg Magni en Pexels

Devuélvele la vida a tu cabello y vive feliz. Foto de: Oleg Magni en Pexels

¿Cabello sin brillo? 

Pero no solo se cae el cabello por estrés; la poca hidratación, la exposición continua en el sol y el exceso de tinte también puede ayudar a que nuestro cabello este opaco y pajizo, sin embargo el estrés es tiene gran responsabilidad. Aunque parezca poco creíble los expertos así lo afirman:  “la piel en general y el pelo en particular son el reflejo de nuestro estado anímico. Cualquier alteración en nuestro estado psicológico se va a reflejar en nuestro pelo que perderá brillo y tendrá un aspecto menos lustroso”, explica Bran.

 

Mira este post: Caída de cabello post covid: súper común

 

Canas y más canas 

Adivinen qué, la aparición repentinas de canas es el producto de mucho estrés acumulado. Así que si notas que hay más hebras de tu cabello platinadas que de tu color natural, puede que el estrés esté haciendo de las suyas y te haga esta mala jugada. 

La doctora Elena Martínez, dermatóloga de Clínica Pilar de Frutos explica que “el estrés influye también en la aparición de canas, acelera el ciclo natural del pelo, de forma que el folículo de forma rápida se ‘vacía’ de este pigmento; existe una condición conocida como canicie súbita o síndrome de María Antonieta, en el que el pelo de forma rápida y brusca se torna cano, asociado a niveles elevados de estrés”.

¿Qué podemos hacer? 

Lo primero que te aconsejo es que aprendas a conocer tu cuerpo y cuando sientas que el estrés te ataca, da un paso adelante y combátelo con algunos mecanismos que ayudan a liberar todas esas tensiones o emociones que tenemos guardadas. 

Ya está más que comprobado que alguna de las actividades que te diré a continuación, podrían ayudarte a devolverte la paz y una bellísima cabellera. Así que manos a la obra.

  • Lleva una dieta balanceada.
  • Haz ejercicio al menos 20 minutos al día. 
  • Practica meditación, al despertar o antes de irte a dormir 
  • Ríete a carcajadas ¡es excelente terapia para drenar! 
  • No te duermas con el cabello mojado o húmedo. 

Vacaciones en puerta ¿sabes cómo cuidar el cabello?

 


Síguenos en redes sociales como @KENArevista: