Se acabo otra Semana de la Moda para la cuidad de New York, y algunos pueden discutir que esta fue un tanto «simple». Opinión que comparto hasta cierto punto, porque sin duda se vieron marcas con performances increíbles.
En los últimos días vimos a Coach, que continúa fiel a su concepto «chic americana», presentando una gama de abrigos opulentos en diferentes pieles y cueros, dignos de hacer vestir bien a la mujer americana.

Coach

Vimos a un Marchesa estilado por Micaela Eagler, que presentó la sensualidad de la mujer «simpática», muy a lo ‘Pretty Woman’. Exhibió piezas increíbles, sensuales y conceptualmente dignas de la mujer en todo su esplendor, cuerpo, silueta, figura y estilo.

Marchesa

Entre mis desfiles favoritos estuvo Thom Browne. El sombrío concepto de su marca «chic colegial» utilizó textiles y guígans de hombre, una colección femenina inspirada entre los 60’s y principios de los 70’s. Parte de lo que destacó fueron los abrigos sintéticos de colores tipo arco iris.

Finalmente, tenemos al rey de New York, que sin duda sigue siendo Marc Jacob. En una pasarela sin música, sin escenario, con sillas simples presentó una de sus colecciones más ricas. Muy a lo ‘Audrey Hepburn’ en su película «Como robar un millón de dólares». La colección ofreció el ‘ready to wear’ completo para la mujer profesional, ambiciosa y femenina. Empleó cashmeres, lanas y pieles con los que construyó abrigos opulentos en tamaño, combinados con cortes simétricos que del mismo atuendo generaban estructuras con movimiento y vida propia. En tendencia fue vanguardiasta, combinó el maximalismo que venimos viendo con coherencia al vestir, comercialmente todas las piezas son deseadas y como presentación hizo algo que no veíamos en mucho tiempo. Le devolvió el culto a la ropa.

Marc Jacob

No se puede decir lo mismo de Kanye West, quien esta vez se presentó con 25 minutos de retraso, no tuvo pasarelas si no proyecciones en pantallas gigantes de sus atuendos, las cuales desvirtuaban lo que se quería mostrar. Lo innovador en esta oportunidad fue la incorporación del jeans en las mismas chaquetas que siempre presenta. El cantante y diseñador no salió a saludar a su público, una retórica, pues el concepto de Yeezy para Adidas es que Kanye sea su imagen absoluta, de hecho, a su figura como cantante es a lo que Adidas atribuye sus ventas.

Kanye West

Gabi Ramos

¡Nos vemos en Londres!

Comparte tu opinión