En la actualidad, la mayoría de las mujeres, por diferentes factores, deciden no ser amas de casa y eligen desarrollarse profesionalmente. Lo anterior, en el ámbito laboral, le ha valido un crecimiento importante a nuestro género; sin embargo, también ha ocasionado que las tendencias de alimentación cambien.

De acuerdo con Quiero Saber Salud, la mayoría de las mexicanas hoy adquieren alimentos especiados, congelados, precocinados o envasados, que les ahorren tiempo y esfuerzo en su compra y elaboración. Asimismo, preparan comidas menos estructuradas y, si no les da la vida, piden a domicilio.

Lo sé, es la rutina diaria tan acelerada la que nos obliga a consumir comidas rápidas poco equilibradas. Sin embargo, ante la ola de enfermedades (obesidad, sobrepeso, diabetes, entre otras) derivadas de una mala dieta, es preciso detenernos a analizar el tipo de alimentos que nos estamos llevando a la boca.

Cerca del 58% de las calorías consumidas en la dieta de los mexicanos están conformadas por alimentos y bebidas empaquetadas, según Quiero Saber Salud.

En este contexto, es urgente meternos a la cocina, sacar todos los alimentos poco nutritivos y surtirla de aquellos que nos permitan preparar lunches y comidas más sanas en poco tiempo, que nos ayuden a afrontar nuestro día a día.

Lista de alimentos básicos en una cocina saludable

  1. En el refrigerador: fruta de temporada y verdura picada, lista para comer. Verduras de hoja verde, así como cebolla, jitomate y limones para hacer ensaladas. Huevo, pechuga de pavo, frijoles, yogurt natural y queso panela.
  2. En el congelador: filete de pescado y pechuga de pollo.
  3. En la alacena: atún, tostadas horneadas, galletas tipo Marías, frutos secos y semillas, avena, almendra fileteada, pasta y cereal integral, pan tostado, crema de cacahuate, aceite de oliva, café, té y miel de agave.

Les aseguro que estos suministros las sacarán de cualquier apuro, pues con ellos pueden preparar una comida completa, variada, equilibrada, suficiente e inocua; las cinco características de una dieta correcta, de acuerdo con la nutrióloga Romina Navarro Arzate.

Comer bien significa hacer elecciones inteligentes, es decir, adquirir productos alimenticios con más nutrientes y menos azúcares y grasas malas. Es aprender a consumir de todo, pero en las porciones moderadas. Es activar el metabolismo.

Dicho lo anterior, las invito seguir estos básicos de la alimentación y comenzar a adquirir nuevos hábitos que hagan la diferencia en su calidad de vida, su organismo se los agradecerá.

 

Comparte tu opinión