Un buen programa de After School garantiza el desarrollo y aprendizaje de tu hijo. Solo necesitas saber cuál es el mejor y el que se adapte más a las necesidades de tu pequeño. ¡Que no se aburra después de clases!

After School sin temores ni dudas

Según explica Patricia de la Fuente, especialista en educación y directora de Servicios Educativos para el Desarrollo Infantil (SEDI), “cuando el programa de after school es integral, permite a los niños ir descubriendo sus inclinaciones a través de actividades enfocadas al arte, al deporte, a las ciencias, entre otras disciplinas tecnológicas, como la robótica.”

Como ves el espacio después de clases les dan una gran ventaja para ellos, además de ser un mecanismo de aprendizaje puede resultar un interesante método de distracción y anti estrés. ¡A ellos también les agobia la rutina!

Más habilidades y más destrezas

Más habilidades y más destrezas

 La elección ideal de un after school

Patricia de la Fuente recomienda algunos puntos que serán guía oportuna para hacer una buena elección del modelo que favorezca al desarrollo sano y efectivo de tu pequeño:

  1. Evalúa el lugar: y asegúrate que las instalaciones sean convenientes para que tu hijo realice las actividades extra escolares sin ningún tipo de riesgo.

Este lugar debe cumplir con los requerimientos pertinentes para promover el aprendizaje de los niños. Que sean espacios óptimos y en excelentes condiciones, ¡es importante que el niño se sienta cómodo ahí!

  1. La seguridad física también cuenta: para lograr que esto sea posible, se debe contar con un personal sensible y capacitado para trabajar directamente con los pequeñitos.

El personal capacitado sí sabe lo que hace y demuestra su pasión y entrega en cada proceso de desarrollo de todos los bebés. 

  1. Modelo educativo garantizado: cuando solicites información sobre el paquete de after school asesórate que su modelo educativo sea avalado y garantizado.

“Es importante que exista un equilibrio las actividades lúdicas, pedagógicas, deportivas, artísticas e incluso las que tienen que ver con desarrollo social y emocional,” explica Patricia de la Fuente.

  1. Juegos y convivencia con niños contemporáneos: es importante este punto ya que esto desarrollara la imaginación y las habilidades socioemocionales del pequeño. Todo esto bajo supervisión y aprobación profesional.
  2. Variedad de actividades: elige el centro que tenga una amplia diversidad de actividades extra escolares aptas para los niños. Por ejemplo, si a tu hijo le va de maravillas en matemáticas también podrá desarrollar sus habilidades físicas practicando algún tipo de deporte, el que más le guste. ¡La idea es sumar destrezas!

Solo tienes que checar bien la institución que elijas para que el programa after school  garantice la integridad y el desarrollo de tu hijo.

 

Información ofrecida por SEDI 

LEER MÁS SOBRE: VACACIONES DE VERANO: ACTIVIDADES PARA LOS MÁS PEQUEÑOS

 

Comparte tu opinión