Luego del nacimiento de tu bebé querrás desaparecer esos rollitos extras. Por esto, consultamos a Katherine Franco Fitness Coach y te traemos ejercicios muy sencillos que te ayudarán a estar en forma.

 

Es importante que retomes las actividades que te hacen sentir bien y ¿por qué no? ¡Céntrate en recuperar tu figura!

Al principio será difícil iniciar, incluso te parecerá imposible. No te desanimes y arranca con una rutina sencilla. También, debes consultar con tu médico de confianza, él te dirá si tu cuerpo está preparado para la actividad física.

 

Estos ejercicios te ayudaran a fortalecer la zona abdominal:

  • Apoyarse en la mesa sosteniendo el cuerpo con las manos separadas.
    Estirar brazos y piernas. Mantenerse sobre la punta de los pies. Llevar la rodilla
    derecha al pecho mientras se gira la cadera. Repetir 20 veces con cada pierna.
  • Sentarse en el borde de la silla con las rodillas. Colocar enfrente una pelota.
    Levantar las rodillas despegando los pies del suelo. Usar los abdominales para
    levantar las piernas. Moverlas de un lado al otro por encima de la pelota. Hacer
    diez repeticiones para cada lado.
  • Acostarse boca arriba con una pesa en cada mano.Levantar el brazo
    izquierdo por encima de la cabeza y al mismo tiempo la rodilla. Mantener por
    5 segundos y bajar. Repetir con el lado derecho. Se deben hacer 10 veces de
    cada lado.
  • Caminar 40 minutos por día y realizar una dieta controlada por un nutricionista.

No te exijas demasiado, inicia con la cantidad que tu cuerpo resista y ve incrementándola.

Katherine Franco, Fitness Coach respondió alguna inquietudes. ¿Quieres saber más? ¡Continúa leyendo!

 

Kena: ¿Cuál es el tiempo ideal para retomar el ejercicio físico?

Katherine Franco: Lo recomendable es esperar de seis a ocho semanas tras el parto. Nuestro cuerpo aún se está recuperando del esfuerzo y los cambios hormonales, no es conveniente hacer ejercicio intenso.

En este periodo hay que dejar que el cuerpo vuelva a la normalidad, se estabilice, desaparezcan los líquidos, se curen las heridas. Tenemos mucho tiempo por delante para recuperar la figura y volver a realizar esos ejercicios que tanto bien nos hacen.
Por ello, la mejor manera de iniciar el ejercicio tras el parto es de una manera gradual, progresiva. No podemos empezar al mismo ritmo que lo dejamos antes del embarazo e incluso antes de dar a luz, porque el cuerpo ha sufrido muchos cambios y la distensión muscular en la zona pélvica es importante, así como la debilidad de los músculos de las piernas.
Es importante esperar a que el especialista autorice que ya estas apta para empezar a ejercitarte.

K: ¿Es recomendable iniciar alguna dieta si aún estamos amamantando?
KF: No es recomendable iniciar una dieta inmediatamente después del parto, al menos esperar a que acabe el período de lactancia para no perjudicar al bebé. Tu cuerpo necesita tiempo para recuperarse. Espera hasta el control postparto de la sexta semana antes de comenzar a cuidar tu consumo de calorías y de tratar activamente de adelgazar. Y si estás amamantando, espera aproximadamente unos dos meses.

Empezar a hacer dieta demasiado pronto después de dar a luz puede interferir con tu recuperación y ocasionarte un mayor cansancio, justamente cuando tú necesitas mucha energía para cuidar de tu bebé.
Ten en cuenta que quizás no recuperes la forma o el peso que tenías antes del embarazo. A muchas mujeres, el embarazo les produce cambios permanentes, como un vientre más blando, caderas y cintura más anchas. No te atormentes: es mucho más importante que seas una mamá saludable y feliz, a que te quede una talla en particular.

K: ¿Hay rutinas específicas recomendadas para esta etapa?

KF: Podemos empezar haciendo ejercicios sencillos en casa: flexiones, abdominales, yoga. El gimnasio puede llegar más adelante. El ejercicio aeróbico suave, caminar, marcha o los estiramientos son indicados para las primeras sesiones.
Una zona que sufre mucho durante el embarazo y el parto es la zona pélvica, por ello hay ejercicios para el suelo pélvico que nos ayudarán a recuperar la normalidad.
Para recuperar la zona de glúteos y caderas es conveniente, junto a los ejercicios localizados, un ejercicio aeróbico con el que quemar calorías y grasa en general. Las caminatas y la bicicleta (tal vez estática en estos momentos), así como la natación, son una buena opción. Los Squats y las escaleras son de
gran ayuda a la hora de tonificar las piernas.

Para el pecho, hacer ejercicios específicos para reafirmar, como juntar y apretar las manos ante el pecho, pesas, flexiones para reforzar pectorales…

 

Te dejamos este videíto para que cheques otros ejercicios. Nuestro retoño merece a una madre sana, feliz y completa. ¡Manos a la obra!

Agradecimientos a Katherine Franco, Fitness Coach

@Kathfit