Tal vez fuiste de las millones de personas que hace varios años compraron el libro “El Secreto”. Te fascinó (como a mi) y de inmediato empezaste a decretar, visualizar y a afirmar que eras millonaria; con un novio guapo, súper guardarropa y hasta un yate. Y muy probablemente te quedaste esperando el yate, la casa en Miami, el clóset de Carrie Bradshaw y el galanazo. Pensaste: «Este libro es un pedazo de charlatanería», no te funcionó y te sentiste defraudada y decepcionada.

Y sí “El Secreto” nos engañó. Bueno, la verdad, no nos engañó como tal. Se comprobó científicamente que existen beneficios reales de pensar positivo, hacer afirmaciones y de visualizar lo que queremos. Asimismo, por medio de la física cuántica se identificó que nosotras somos las creadoras de nuestra realidad por medio de nuestra mente, así que, en teoría, el contenido del libro debería de funcionar. ¡Pero no! La realidad es que efectivamente cuando emitimos frecuencias coherentes (o positivas) como lo sugiere el best seller, empezamos a resonar con experiencias positivas parecidas a las que estamos visualizando y afirmando. Esto quiere decir que nuestros pensamientos y sentimientos están actuando como un imán para que suceda lo que queremos o algo muchísimo mejor. Y eso está muy bien, pero no es suficiente.

Lo que le faltó a “El Secreto” fue explicarnos que nuestra realidad no sólo depende de nuestros pensamientos y sentimientos, también depende, y de manera muy importante, de nuestras ACCIONES. El pequeño inconveniente es que normalmente no somos conscientes del impacto de nuestras pequeñas acciones diarias.

Nuestras acciones las realizamos generalmente a manera de hábitos, 40% de lo que hacemos son hábitos que provienen del inconsciente. Los hábitos son la manera que tiene nuestro cerebro de ahorrar energía, son las actividades que no nos cuestionamos si debemos hacer o no, como lavarnos los dientes. El cerebro no se desgasta pensando si nos conviene o no lavarnos los dientes; sencillamente le da la orden a nuestras piernas de levantarnos y a nuestras manos de agarrar el cepillo de dientes y cepillarlos.

Los hábitos son conductas aprendidas que, generalmente, adoptamos en la infancia viendo a nuestros papás o a nuestros cuidadores y éstos determinan nuestra calidad de vida. Para hacer que la Ley de la Atracción funcione, te sugiero que incorpores estos 5 hábitos a tu día a día:

  • Come saludable: Estar nutrida te permitirá tener la suficiente energía para cumplir tus sueños. La comida chatarra nubla tu mente y baja tu ánimo.
  • Haz ejercicio: Todos los millonarios, antes de ir a trabajar, ya hicieron por lo menos 20 minutos de ejercicio; el ejercicio te ayuda a despejar tu mente y mejorar tu humor.
  • Medita: Incorporar cinco minutos de meditación al día te va a ayudar a estar mucho más creativa para detectar oportunidades; cuando estás estresada sólo te puedes enfocar en problemas, en vez de en posibilidades. Es muy fácil hacerlo. Al despertar, aparta cinco minutos para sólo concentrarte en tu respiración -sentada de chinito- y deja todos tus pensamientos pasar,- sin juzgarlos y sin seguirte como hilo de media.
  • Levántate temprano: ¿Te has fijado cuán feliz eres, qué fácil es tu día y la cantidad de pendientes que resuelves cuando llegas a trabajar temprano? Seguramente también has notado cómo se complica tu día cuando andas a las prisas, llegas tarde, te cacha el jefe y no llegas a tu junta de las 8:00 am. Empezar tu día temprano te evita muchísimo estrés y te permite realizar todo lo que necesitas para que se cumplan tus sueños.
  • Mídete: Responde por tus propias acciones, todas las noches elabora tu lista de objetivos y pendientes para el día siguiente. Empieza por el más difícil y en la noche, antes de hacer tu lista del día siguiente, checa cuántos completaste. Te garantizo éxito si planeas, cumples tus cometidos diarios y te felicitas en la noche por tus avances.

La Ley de la Atracción es una gran herramienta siempre y cuando sepamos utilizar la fórmula completa e incluyamos la ACCIÓN como uno de los factores clave. Si tienes claro lo que quieres, vibras alto por medio de pensamientos y sentimientos positivos y haces tu parte, el universo se encargará del resto y los milagros estarán tocando tu puerta enseguida.

Mariana Peralta, #invitadadelmes de Kena. Coach de Hábitos.

Síguela en Facebook

 

Comparte tu opinión