La primera dama de Estados Unidos, Melania Trump, viajó a Texas en la frontera con México, con el fin de visitar los centros donde menores esperan una resolución ante la separación de sus padres migrantes.

Desde hace un par de días. el mundo entero ha protestado por las medidas de Donald Trump ante su «tolerancia cero» a los temas migratorios. Como consecuencia, familias son separadas y llevadas a estancias cuales «campos de concentración», en los que niños esperan que su situación migratoria y la de sus padres sea resuelta.

La presión social, e incluso de importantes organismos internacionales, han obligado que Trump considere lo que está haciendo con estas familias separadas y literalmente encerradas en jaulas.

Ayer, Trump se vio obligado a firmar un decreto para frenar estas acciones y evitar la separación de las familias. Hoy Melania Trump decidió dirigirse al punto de la desgracia con el fin de ayudar a las familias a ponerle fin a esta situación.

La primera dama de EEUU, Melania Trump, se encuentra en la frontera con México para conocer de primera mano la situación de los niños inmigrantes que han llegado al país de manera irregular, según anunció hoy la Casa Blanca en un comunicado.

Melania expresó su deseo de ayudar a los niños inmigrantes que fueron separados de sus padres a reunirse con sus familias “lo más rápido posible”.

“Estoy aquí para saber de esta instalación, en la que sé que hay niños alojados a largo plazo. Y también me gustaría saber cómo puedo ayudar a estos niños a reunirse con sus familias lo más rápido posible”, dijo Melania a EFE.

Sin embargo, el momento que parecía un salvavidas para Trump fue obscurecido por un detalle que parecería no importar: su look. La primera dama o su asesor de moda decidieron que a la llegada a Texas, Melania usara una chaqueta de la marca Zara con un poderoso mensaje que definitivamente no iba de acuerdo con la misión. En este se lee: «Realmente no me importa y a ti».

 

 

Comparte tu opinión