Banner-Kena-Horoscopos-2021-Descarga-Revista

¿Sabes cómo tratar a una persona con exceso de estrés? Lo que respondas es directamente proporcional a su grado de emoción en el momento.

Estas  tres ideas podrían ayudar a que no colapse.

Cuando hablamos con personas que tienen exceso de carga emocional, notamos lo defensiva u ofensiva que pueden llegar a ser. Una mala respuesta, con gritos y malas caras, es lo más común en estos casos y es precisamente en este momento cuando no sabes cómo actuar ni qué decir.

Hay momentos donde “crees decir lo correcto” pero no, resulta todo lo contrario. Una respuesta tuya puede ser el detonante para desbordar el grado de estrés… ¿Qué decirle?

Estas 3 ideas te ayudarán…

¿Qué decirle a una persona llena de estrés?

Estas son las recomendaciones que da el doctor Albert J. Bernstein, psicólogo clínico y experto en estos casos:

  1. Por favor, habla más despacio, me gustaría ayudarte: entre la rapidez, los gritos y el llanto (si es el caso) es muy difícil entender y ayudarle. No se te ocurra decirle: “no me grites” “no llores”… podría ser peor. “Por favor, habla más despacio, me gustaría ayudarte” frase mágica según Albert, podrá hacer calmar a la persona y demostrarle que sí le importas. Sentirá apoyo y aprecio.
  2. ¿Qué te gustaría que hiciera?: es este momento cuando haces que la persona en cuestión tome calma para pensar “¿qué le respondo? ¿cómo me puede ayudar?”. Recuerda que, cuando una persona tiene ira o estrés en exceso, se le hace difícil coordinar. Esta es la mejor forma de ayudarle y calmarla.
  3. Pregúntale de lo que sea: en pleno ataque de ira, no es nada aconsejable seguirles la corriente o hacerles comentarios que les haga sentir peor. Es mejor opción hacerles preguntas de lo que sea, para que la mente de la persona se distraiga y empiece a pensar en otra cosa.

Por ejemplo: “María, donde está el azúcar para preparar un poquito de café? «¿Desde cuándo no ves  a José?»… ¡Aplícalo, sí funciona! Aunque, también podría ser contraproducente, pues te podría decir: «No me estás escuchando». Hay que «medirle el agua a los tamales».

Recuerda que puedes ser una ayuda o un detonante, tú eliges cómo hablarle a esa persona en su crisis emocional.

 

LEER MÁS SOBRE: CUIDAR DE LA SALUD MENTAL DEL EMPLEADO ES IMPORTANTE: ¡EQUILIBRIO EMOCIONAL PERFECTO!

Comparte tu opinión