¿Cómo va tu relación con la comida?

La comida se ha considerado como uno de los más grandes placeres, además de formar parte de las necesidades básicas para  sobrevivir, pero no está libre de conflicto. hoy en día existen diferentes variantes y recomendaciones para mantener una sana alimentación.

Comer, ¿un placer?

Seguramente has escuchado la frase “debes comer para vivir”, pero en otras ocasiones, dependiendo de nuestro estado de ánimo, se puede cambiar por ”vivir para comer” y es entonces donde inician algunos problemas de salud como: la obesidad, colesterol alto e incluso diabetes. Si tú o algún conocido han pasado por estos problemas y quieres hacer cambios que beneficien tu salud, puedes empezar de cero adoptando hábitos saludables que ayuden a modificar tu estilo de vida. Aquí te pasamos una guía de SportCity para este nuevo estilo de vida.

Para tener en cuenta

Elimina la palabra “dieta” de tu mente

Te darás cuenta que si ya no existe en tu pensamiento y vocabulario podrían activarse pequeños y motivantes cambios, pues psicológicamente en el momento que la mencionas o escuchas, tu cerebro registra en automático la palabra “hambre”, por ello, algunos expertos dan un significado diferente a esta palabra.

Por ejemplo, Dieta es lo que consumes diariamente de manera equilibrada, refiriéndose a una serie de alimentos que debes acostumbrarte a incluir balanceadamente, aportando los nutrientes necesarios para que tu organismo funcione correctamente, sin que esto signifique que haya alguna restricción en tu alimentación.

No te saltes las comidas

Si piensa que eliminar algún alimento como el desayuno te ayudará a perder peso, estás en un error: cuando decidas comer, lo harás con ansiedad producida por la falta de comida por un largo periodo, haciendo que comas más. El supuesto beneficio que pensabas lograrías, no será de pérdida de peso precisamente, sino que quizás puede ser de músculo o algún nutriente básico para tu salud.

Sirve platos vistosos

Te serán de gran ayuda. Pon a volar tu imaginación y cuida la presentación de tu comida, incluso la mezcla de colores entre verduras y proteínas es básica, esto con la finalidad de que tu platillo te sea más antojable. ¿Has notado que casi siempre seleccionas tus alimentos por la vista, después por el olfato y al ultimo por el gusto? Esto es porque en automático tu cerebro denota que si está bien presentado, tendrá un buen sabor aunque no siempre sea así. Apóyate con especias y hierbas aromáticas para sazonar tus platillos, tu olfato lo agradecerá. Elimina la monotonía y lo aburrido de los platillos diarios que consumes, recuerda que puedes convertir un plato sencillo en un manjar.

comida
Platos vistosos. Foto de Jonathan Borba de Unsplash

Mira este post: Consejos y beneficios de la comida de mar en la dieta infantil

Mejora tu relación con la comida ¡ya! 

La marca de gimnasios también te recomiendan iniciar poco a poco, a tu ritmo, evitado comparaciones. Recuerda que todos los organismos y necesidades nutrimentales son diferentes, sin sentir tanta presión notarás que tu relación con lo que comes irá mejorando y, por ende, habrá un cambio notorio en tu figura y en tu estado de salud.

Tips ganadores

1. Puedes preparar tus platillos un día antes. Toma en cuenta una mezcla inteligente entre verduras y proteínas.
2. Platica con tu familia y amigos acerca de tu decisión de cambiar tus hábitos alimenticios, ellos seguramente te apoyarán.
3. Haz un compromiso contigo misma y ponte metas a corto plazo.
4. Si caes en la tentación, ¡no pasa nada!, retoma tu compromiso al día siguiente. No te sientas culpable, enfócate en tu objetivo.

5. Cuando tengas deseos de saborear algo que no está en tu lista, concédete el gusto. Si te lo concedes, lo superarás, de lo contrario cuando tengas oportunidad de comerlo seguramente lo harás en exceso.
6. Apóyate con platos pequeños, pues te ayudarán a engañar a tu cerebro creando la ilusión de que estás comiendo más.
7. Visualiza diariamente tu objetivo, es decir, imagina cómo te quieres ver, la forma física que quieres alcanzar, pero sobre todo tu meta a nivel de salud.
8. Al tomar los alimentos, conéctate con el momento, percibe los colores, olores y sabores con atención plena, olvídate del celular, tableta o estar ingiriendo alimentos mientras realizas alguna otra actividad.
9. Retoma tus horarios alimenticios (no te saltes ninguno). El “malpasarnos” puede ocasionar hambre descontrolada y en consecuencia tener preferencia por alimentos altos en calorías.

Shot of a young woman making a healthy smoothie at home

10. Snacks saludables. Si no logras contener tu ansiedad, incluye en tu dieta dos colaciones bajas en calorías. Opta por ingerir una fruta, verdura, un puñado de frutos secos, nueces o almendras, estos snacks nos proporcionan energía y nutrientes que favorecen mucho las
funciones de nuestro organismo.
11. Toma mínimo 2 litros de agua al día. La falta de hidratación puede afectar nuestra atención y nuestro estado de ánimo, por ejemplo.
12. El descanso también juega un papel importante. Para controlar el estrés y la ansiedad, dormir entre 7 y 8 horas te ayudará a repararte y cargar energía para iniciar un nuevo día.
13. Haz una limpieza básica en tu despensa y refrigerador. Notarás que hay muchos alimentos altos en azúcares y grasas procesadas que dañan a tu organismo.

No olvides incluir más alimentos naturales que te beneficien y aporten nutrientes necesarios de acuerdo a las actividades que realices, el compromiso más importante es contigo.

Disfruta de los beneficios de mejorar tu relación con la comida y empieza cambios positivos #EnTi.

Fuente: SportCity

La comida también se recicla: ¡aprovecha todos los alimentos en tu cocina!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Síguenos @KENArevista!

Acompáñanos en nuestras redes sociales y no te pierdas ninguna nota de KENA.