Es una verdadera delicia hablar con Dominika Paleta, una mujer con la que te dan ganas de quedarte por horas a tratar de componer el mundo. Su fama de “villana” nos comprueba que las malas son las más interesantes.

Es polaca de nacimiento, hermana mayor, actriz, madre y una de las mujeres más comprometidas con el bienestar alimenticio que conozco. Su primer protagónico llegó a una muy corta edad en la telenovela “Amada Enemiga” proyecto que triunfó en México y Estados Unidos. Hoy Dominika presume una madurez actoral incuestionable que la coloca como una de las favoritas en la televisión mexicana.

Su paso por las telenovelas abarca importantes títulos como “La usurpadora” (1998) y “La intrusa” (2001) papeles con los que demostró una fantástica personalidad a cámara, lo que en el 2004 la llevó a firmar con Telemundo “El Alma herida”. Dominika Paleta fue lista y no nos saturó con sus actuaciones, entre producción y producción se dedicó a fortalecer su vida personal y preparase en otros proyectos como la exitosa puesta en escena “Los Monólogos de la Vagina” obra escrita por la feminista Eve Ensler y que llegó a México hace 15 años por Morris Gilbert de Ocesa Teatro. Paleta fue de las primeras en levantar la mano para este ambicioso plan. En éste logró llevarnos a otras facetas de su vida profesional.

Más detalles en tu edición de KENA abril. 

portadadominika

Comparte tu opinión