Es cierto que casarse será uno de los episodios más dulces de tu vida, sin embargo, como toda experiencia importante, hay algunos obstáculos que superar. Se requiere de planificación, organización y, sobre todo, mucha comunicación, para poder iniciar un hogar juntos y mantener la armonía entre ambos.

Por: Isabel Santos

Sobre los roles de género

La Dra. Aury Tovar nos habla sobre el panorama actual de muchas parejas que acuden a su consultorio: “Entre los temas más comunes que reportan las parejas que atiendo, está el hecho de que el hombre no asume de forma igualitaria las tareas del hogar. Los conflictos relacionados con quién hace qué en casa, se agudizan cuando vienen los hijos, ya que los trabajos domésticos se multiplican. Esto tiene su origen en que, por lo general, los hijos varones, a medida que crecen, son excluidos de las tareas del hogar por parte de sus padres (en especial de la madre), quienes tienen la tendencia natural a darle mayores responsabilidades de este tipo a la hija. Ahora bien, aún cuando la queja común es que es el hombre quien no coopera en casa, los tiempos han cambiado. Estamos en presencia de un aumento en el número de hombres que optan por encargarse de los quehaceres y los hijos, y hasta prefieren trabajar desde la casa. Cuando es así, la mujer es quien sale a batallar a la calle e inclusive quien percibe mayores ingresos. Esto hace que hayan incrementado también las quejas de los hombres en relación a que su esposa desatienda el hogar o quiera delegar la responsabilidad de sus hijos a terceros (abuelas, tías, nanas)”.

Medidas infalibles

La Dra. Leonor Andrade considera que hay que “estar conscientes de que vivir en pareja es un aprendizaje” y que es necesario “estar abiertos al diálogo y ponerse en el lugar del otro, además, hay que entender que cada uno es responsable de las consecuencias de sus propias decisiones y que ambos lo son en caso de decisiones conjuntas, así evitarán culparse el uno al otro”. En este sentido, “la humildad también es importante; hay que reconocer las equivocaciones y pedir disculpas”. De igual manera, “la flexibilidad es necesaria, de este modo, si en un momento dado, uno de los dos no puede cumplir con su rol, el otro no tendrá problema en asumirlo temporalmente”. Recuerda que se trata de apoyo y empatía. Son un equipo, por eso al elaborar la lista hay que tomar en cuenta las necesidades, los gustos, las habilidades y la disponibilidad de cada uno. Además, es fundamental incluir entre las tareas aquellas que tengan que ver con la recreación y la intimidad; por último, pero no menos importante, siempre hay que expresar agradecimiento al otro por las tareas que lleva a cabo.

la-mujer-de-mis-pesadillas-ben-stiller

Las cinco claves

La Dra. Tovar señala cinco aspectos fundamentales que hay que tomar en cuenta a la hora de elaborar la lista

1. Administración: Quién paga qué (alquiler, seguros, créditos, vehículo, vestuario, comida, paseos, etc.).

2. Mantenimiento: Quién se encarga de qué para que no se dañe y cuando se dañe, quién se encarga de su reparación.

Organización y orden: Estos son dos conceptos que erróneamente se utilizan como sinónimo, pero que son diferentes. Organización significa qué va dónde (destinar un lugar para cada cosa) y el orden se refiere a que todo regrese a su lugar. El criterio lógico y estético es importante, es decir, cada cual debe poner las cosas en su sitio después de usarlas y dicho lugar no solo debe ser práctico, sino que debe verse bien en lo que respecta a la decoración.

Aseo y limpieza: Qué se limpia, cuándo, cómo y quién lo hace. Limpiar es algo a lo que todos le huyen, por lo que la tarea suele recaer siempre en la misma persona. Esta es un área que genera muchísimos conflictos en la pareja, por lo que hay que ponerse de acuerdo para ahorrarse conflictos.

Cadena alimentaria: Abarca todo lo relacionado con una línea de tareas que incluye desde quién compra la comida, quién carga las bolsas, quién la organiza, quién la prepara, quién pone la mesa, quién friega y quién coloca hasta el último plato limpio en la platera.

Es importante que los involucrados cumplan con sus deberes sin recordatorio, pues el hecho de que alguno de los dos tenga que ponerse en el papel de supervisor desgasta la relación. Asimismo, es recomendable asumir esta negociación como algo placentero y no como una imposición. Adicionalmente, es vital seguir la regla de oro: comprometerte únicamente con aquello que puedes cumplir y, efectivamente, cumplirlo.

Cómo abordarlo

Consultamos con la Dra. Andrade cómo puedes abordar a tu pareja en caso de que no esté cumpliendo con su parte del trato y esta fue su respuesta:

“Lo primero sería identificar el problema, cómo te sientes al respecto y qué necesitas del otro. Luego de esto, pídele que colabore con las actividades del hogar. Esto parece obvio, pero es muy frecuente ver que quienes se quejan de que su pareja no colabora en casa, tienen dificultad para pedir ayuda. No te centres en los reclamos por lo que no esté haciendo, pues lejos de ayudar, harán que se ponga a la defensiva. Si ya tu pareja realiza algunas actividades, exprésale aprecio por lo que hace en la actualidad y haz hincapié en lo importante que es su contribución para ti. Todo este tema es mejor hablarlo de forma tranquila, después de pasar un buen día y no cuando hayan discutido o existan otros eventos que podrían distraer la atención”.

Agradecimientos: Aury Tovar (Psicólogo clínico, coach y autora de Criar hijos con astucia)/ Leonor Andrade (Psicoterapeuta, terapia Gestalt)

Comparte tu opinión