Banner-Kena-Horoscopos-2021-Descarga-Revista

Todo deja de ser tan sencillo cuando nuestra chiquita se convierte en señorita. Hablar sobre el periodo con ella debe ser lo más normal, sin nervios ni angustia, es una etapa más.

Hoy te tenemos el testimonio de una mamá y de papá, cortesía de Diva Cup Latam. ¿Quieres saber cómo lo vivieron ellos?

ESTE TEMA TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR CELÉBRATE EN EL DÍA DE LA NIÑA: ¡UNA TARJETA PARA TI!

Testimonio de la mamá

«Fue un poco difícil para mí hablar con mi hija sobre su primer período porque me di cuenta de que mi niñita estaba creciendo. Sabía que sucedería, pero no qué tan pronto. Ella también es la más joven, por lo que fue aún más difícil. Tan sólo ayer estaba aprendiendo a andar en bicicleta, comiendo paletas de hielo… y hoy está probándose sostenes y teniendo su período, y sí, también ha estado experimentando algunos estados de ánimo y emociones interesantes.

«Creo que lo mejor que hice por ella fue hablar abiertamente sobre los períodos; mucho antes de que ella comenzara el suyo. Quería asegurarme de que no hubiera sorpresas, y que ella supiera de qué se trataban en realidad.

«La forma más fácil de hablar sobre el tema fue contándole mi propia experiencia y cómo me sentí cuando llegó mi primer período. No comencé a hablarle sobre sexo; lo mantuve simple y fui directa. Le dije que era una parte única de ser mujer, que conocía bien la parte de la incomodidad, que solía tener cólicos, y ella también los sentiría, pero que era perfectamente normal. Le expliqué cómo hacerse cargo de su período y lo que necesitaría si llegara a estar en la escuela en cuanto sucediera. Incluso reunimos algunos productos para que los llevara en su mochila, en caso de que le llegara su período en la escuela.

«Al mencionar el tema de los períodos, también me dio la oportunidad de hacerle saber que estaba allí para ella y que podía hablar conmigo una vez que comenzara. Me sorprendió saber que muchas de las amigas de mi hija no le habían dicho a su madre que su período había comenzado, y me di cuenta de la suerte que tuvimos al ser tan abiertas sobre el tema.

«Ha pasado casi un año desde que mi hija comenzó su período. Su camino hacia la feminidad ha comenzado… Me he dado cuenta de que su período fue solo el primer paso. Lo mejor que puedo hacer por ella es amarla, mantener abierto el canal de comunicación y respetar a la mujer en la que se está convirtiendo. Siempre será mi niña, incluso cuando sea mayor.»

Testimonio de un papá

«Debo admitir que me sentí un poco nervioso cuando me pidieron que escribiera sobre el cuidado menstrual. Me trajo recuerdos e incluso sentí «mariposas» en el estómago; las mismas que sientes cuando empiezas a imaginarte hablando con tu hija por primera vez sobre niños, sexo, o cuidados menstruales.

«Tengo la suerte de tener muchas mujeres increíbles en mi vida, por lo que la conversación debería ser más fácil para mí, ¿cierto?; siendo sincero, a veces lo es… pero, en otras ocasiones, no.

«El mejor consejo que he recibido sobre el tema del cuidado menstrual, y me gustaría compartir con otros padres, se basa en las experiencias de todas las mujeres que han estado en mi vida a lo largo de los años.

«Si tú eres papá y vas a hablar con tu hija sobre su período, eres un hombre afortunado y deberías considerarlo un privilegio. Tienes una hermosa vida bajo tu cuidado y deberías estar orgulloso de participar en su formación. El primer período de una hija no es más que una grandiosa etapa en su vida, y tu labor como padre es ayudarla a sentirse bien. Hay tantas ‘primeras veces’ en la vida de nuestros hijos: primeras palabras, primeros pasos, primer día de clases, etc., que creo que un primer período debe ser bienvenido y tratado como parte del crecimiento. Es otra parte de la increíble mujer en la que se está convirtiendo tu hija.

«Así como en su primer gol o recital de baile, debes sentirte orgulloso de que esté creciendo… y ella también lo estará. Hablar sobre la experiencia en sí debe ser suave, reflexivo y abordado con orgullo. Ayúdale a tu hija a sentir que son buenas noticias y que estás orgulloso de verla crecer. Si estás orgulloso de ella y ves esto como una gran etapa, ella también lo estará.

«Si no nos da vergüenza tener que ir al baño, lavarnos los dientes o bañarnos, entonces ¿por qué alguien debería avergonzarse de hablar sobre el cuidado menstrual?

«Una conversación privada en el sillón o en el comedor, con un vaso de leche con chocolate, puede ser un buen comienzo. Si estás orgulloso de ella, lo verá reflejado en tus ojos y acciones, y escuchará la gentileza en tus palabras. Teniendo en cuenta todo esto, ¿cómo podría no sentirse bien consigo misma y con su período?»

Información sugerida por DivaCupLatam



LEER MÁS SOBRE MENSTRUACIÓN Y CUARENTENA: CAMBIOS GENERADOS POR ESTRÉS

Comparte tu opinión