Cuando estamos en el lugar de trabajo a veces decimos cosas que sin saber, pueden hacernos quedar mal con nuestros jefes y compañeros de trabajo. Sé más inteligente y evita decir estas 5 cosas.

Aunque no son palabras groseras, ofensivas ni bromas de mal gusto, son comentarios que prenden esa alarma roja de los que están en tu entorno y generan ciertas dudas en cuanto a tu capacidad o disposición de trabajo.

 

Frases prohibidas en el área de trabajo

  1. “Esto no es justo”… si dices esto en la oficina, transmitirás inmadurez e ingenuidad por esperar que todo sea justo. Si en la vida hay situaciones duras, ¿qué te hace pensar que en el trabajo las cosas serán diferentes? Por ejemplo, si estás esperando con ansias que tu jefe te asigne un proyecto que te encanta y resulta que se lo da a tu compañero de trabajo, en vez de decirle “no es justo” pregúntale calmadamente qué hiciste mal para enmendar los errores y poder mejorar tus habilidades para proyectos futuros.
  1. “No hay problema”… cuando tu jefe te pida un favor, evita responderle “no hay problema” pues él pensará que la petición pudo hacer sido un problema (o al menos favores anteriores). Es diferente si respondes con: “es un placer”, “estaré encantado de hacerlo”. Genera más seguridad y confianza con la persona en cuestión.
  1. “Así es como siempre se hacían las cosas ”… todo cambia con el paso del tiempo, por lo tanto, no te límites con la metodología de trabajo que ya venías realizando. Innovar y aprender cosas nuevas en el área laboral te hace crecer como profesional y decirle esta frase a tu jefe, puede ser incómodo. Parecerás perezosa y sin visión futurista y no es la idea, ¿no?
  1. “Puede sonar un poco tonto, pero…” – “Voy hacer una pregunta estúpida”… no se te ocurra empezar una idea con estas frases. ¿No estás segura de lo que dices? ¿No te crees capaz de dar una idea contundente para el desarrollo del proyecto? Deja que tus ideas fluyan y empieza tu intervención con: “tengo una idea que podría servir…” “Me parece que esto nos podría ayudar a…”

 

  1. “Esto solo llevará un minuto”… si dices esto delante de tu jefe, lo más seguro es que él piense que estás apresurada en hacerlo o sencillamente quieres salir de eso cuanto antes. Es mejor que respondas “perfecto, dame algunos minutos y lo termino.” Es más delicado y educado.

Como ves, son cuestiones demasiado puntuales pero súper básicas para cuidar tu trayectoria profesional dentro de la oficina. Es cuestión de actitud y algunos truquitos bajo la manga.

 

LEER MÁS SOBRE: OFICINA SALUDABLE: RENDIMIENTO Y PRODUCTIVIDAD GARANTIZADA

 

Comparte tu opinión