Ser más productiva en tu trabajo no es imposible. Hoy en día, las empresas buscan contar con personal que más que cumplir con sus labores, mantengan un buen rendimiento en las mismas.

Según un estudio realizado por Yahoo! México, 6 de cada 10 mexicanos duermen con sus smarphones a un lado de la cama para responder de inmediato en caso de alguna eventualidad laboral, y cerca del 80% de las personas encuestadas manifestaron que se les hace imposible no checar su correo fuera de las horas de trabajo.

Esto no es realmente bueno, debemos acostumbrarnos a cumplir con nuestras actividades laborales dentro del horario de trabajo y solo hacer horas extras en caso de estricta necesidad. Quedarte en la oficina por más tiempo del que deberías solo indica una gran deficiencia al momento de organizarte.

Lee: ¡Organiza tu vida! 5 formas para hacerlo

Si quieres desempeñarte muchísimo mejor en tus asignaciones laborales y que te rinda el día, en fin, ser más productiva, te tenemos buenas noticias: ¡puedes serlo en tan sólo 5 pasos! recuerda, los cambios no ocurren sino te dispones a empezar por ti.

  1. Planifícate: el secreto de todo, o casi todo, en la vida está en la organización. Dedica diariamente 20 o 40 minutos a esta actividad, te dará una gran ventaja. Tener claras las tareas que tienes que desarrollar en los días siguientes, y sus prioridades, te ayudará a avanzar increíblemente. Si llegas temprano a la oficina, podrás aprovechar ese tiempo para determinar cómo irá tu jornada.
  2. Comienza por lo más difícil: cuando llegas a tu trabajo por las mañanas tus niveles de concentración están ‘on fire’, por eso lo mejor es que durante las primeras horas del día te dediques a aquellas labores de mayor complejidad y que ameritan que dediques un poco más de tiempo. Una vez que te enfrentes a ellas y que las hayas terminado, podrás continuar con las más sencillas y así te habrás librado de un gran peso.
  3. Tómate un momento para descansar: cuando organices tu agenda diaria, incluye algunos espacios en los que puedas descansar, ir por un café y despejarte de tus actividades. La mente y el cuerpo necesitan realizar algunas pausas para desactivar el «modo automático» y recuperar energías. Con esto no quiero decir que pierdas tiempo, ponte límites de tiempo y regálate un descanso de 15 o 20 minutos. ¡Valdrá la pena!
  4. Di que ¡no!: sí, sabemos que te hemos hablado de esto antes, pero es que es realmente importante que lo practiques. Sino sabes cuando decir que no a otras actividades intrascendentes, tu agenda se verá afectada con miles de responsabilidades que te quitarán tiempo y que, aunque te cueste aceptar, no podrás cumplir. Sé fiel a tu planificación y no te agobies sin necesidad.

    Lee: Este año aprenderé a decir ¡NO!
  5. Delega responsabilidades: es necesario que aprendas que a veces necesitas ayuda, esto no te hará ni más ni menos profesional, al contrario te ayudará muchísimo a mejorar tu productividad laboral. Haz una lista de tareas diarias y que no puedas hacer o que está enfocada en un área diferente a la tuya, asígnala, no lo dudes, porque será lo mejor para ti y la empresa.

Comparte tu opinión