Cuando una persona tiene un patrón de pensamientos con miedos y obsesiones, está padeciendo de Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC). Si te suena conocido ¡no te asustes!, se puede superar.

Estos pensamientos obsesivos aparecen en las actividades diarias y suelen ser muy incómodos para quien lo padece (y para su compañero de vida también).

¿Qué puedes hacer al respecto?

Si pretendes ignorar esta situación, lo único que conseguirás es aumentar la angustia y el nivel de ansiedad que padeces. Notarás que a pesar de tus esfuerzos por ignorar o tratar de eliminar estos pensamientos o conductas obsesivas, no podrás salir de ese círculo vicioso al cual llamaremos el círculo del TOC.

El TOC aparece de distintas maneras, como: «un miedo a contaminarse con gérmenes. Para aliviar el miedo a contaminarse, puede que te laves las manos compulsivamente hasta que estén doloridas y agrietadas.»

Imagen de Ryapsicologos en Pinterest

Imagen de Ryapsicologos en Pinterest

TOC: temas que lo desencadenan

  • Temor a la contaminación o a la suciedad
  • Necesitar que las cosas estén ordenadas simétricamente
  • Pensamientos agresivos u horrendos sobre lastimarte o lastimar a otros
  • Pensamientos indeseados, por ejemplo, agresivos, o sujetos religiosos o sexuales

Los signos y síntomas de la obsesión incluyen lo siguiente:

  • Temor a contaminarse por tocar objetos que han tocado otros
  • Dudas sobre si se puso llave a la puerta o si se apagó la estufa
  • Estrés intenso cuando los objetos no están ordenados u orientados de una determinada manera
  • Imágenes indeseadas e incómodas en las que te lastimas o que lastimas a otros
  • Pensamientos sobre gritar obscenidades o actuar de manera inadecuada, los cuales son indeseados y te incomodan
  • Evasión de situaciones que pueden desencadenar obsesiones, como dar la mano
  • Angustia acera de imágenes sexuales desagradables que se repiten en la mente.

La compulsión y sus síntomas:

Se trata de una serie de comportamientos repetitivos que sientes obligados a cumplir con la finalidad de prevenir o reducir la ansiedad relacionada a tus obsesiones.

Así como pasa con las obsesiones, las compulsiones también son sobre temas determinados, por ejemplo:

  • Lavado y limpieza
  • Verificación
  • Recuento
  • Orden
  • Respetar rutinas estrictas
  • Exigir garantías

Todo esto, bajo conductas  que desde afuera parecen bastante exageradas. No es un mal de morir pero afecta notoriamente tu estabilidad emocional.

Asistir a consultas y terapias es la mejor opción, un médico especialista podrá ayudarte con el tema y salir de esa agonía. ¡Basta de pensamientos compulsivos!



LEER MÁS SOBRE CÓMO CONTROLAR LA ANSIEDAD Y OTRAS DOLENCIAS EN ÉPOCA DE CUARENTENA (Y SIEMPRE)

Y si quieres ver una película que trata el tema, te recomendamos Toc, Toc, en Netflix, que es bastante divertida, de hecho. 

Comparte tu opinión