Una ciudad que te transporta a otras décadas (aunque no las hayas vivido). En La Habana, capital de Cuba abundan cabinas de monedas para hablar por teléfono, autos descapotables de los años 50, edificios y construcciones de los años 20 y 30, música en vivo tocada en cada esquina, nada de saturación de tiendas ni mucho menos cadenas, olor a café fuerte, cigarrillos por todos lados y comida sin pretensiones, el clima es cálido tropical todo el año (18 a 32 ºC en promedio).

La gente en la Habana suele ser muy agradable, uff! y a los mexicanos nos adoran. Históricamente tenemos gran relación de amistad, adoran nuestra música, actores y películas antiguas.

Ves a sus niños saludables, amistosos y alegres, jugando como antes: sin miedo en las calles. También ves hombres guapos en extremo (para todo tipo de gustos y edades) que te piropean sin faltas de respeto ni egos inflados, ¡aplauso! Como internet es escaso, notarás más interacción humana en las calles y en los restaurantes. Su trato es amable, sonriente, gracioso, parsimonioso. ¡Un encanto!

Ya es mi tercera vez en la Habana, cada viaje ha sido en épocas diferentes (1999, 2018 y 2020). Aquí te comparto a modo de trip tips, lo que hice al menos una vez, lo que suelo hacer… y lo que repetiría.

1.Habana Bus Tour

A quienes nos gusta viajar sabemos que nada como explorar a tu propio ritmo y antojo, pero si vas por primera vez a un sitio o viajas sola o tienes pocos días: el turibus es la mejor opción. Te lleva a todos los puntos importantes (highlights) de una ciudad en un mismo día, puedes conocer otros viajantes y generalmente, tú decides en dónde y cuánto tiempo te bajas en algún punto (Hop on/Hop off). Recorrerás desde la Habana Vieja, el Malecón, la Plaza de la Revolución, el Capitolio, hoteles, cementerios y museos célebres y hasta las playas circundantes con un solo boleto. Hay tres rutas.

2. Langosta mariposa

El CUC, la moneda para turistas de allá está casi a la par del dólar, así que tampoco es tan barato ya para nosotros. Pero, y no sé a qué se deba, si se dan como plaga, o será su mar, su frescura, la poca pretensión y pose, o su sazón caribeño… pero he descubierto que la langosta en La Habana es más grande, mucho más barata y mil más rica que en otros lados del mundo. Mi lugar favorito para este platillo: La Doña, Obispo # 512, en la Habana vieja.

3. Mojito y tu nombre en La Bodeguita del Medio

Ya lo séeeee, este es muy típico y «muy turista», casi que es para enseñarle la foto a tu tía. O que si alguien que conozcas va pronto, vea tu nombre en la pared que le indiques y escriba el suyo junto. Y sí, el mojito es delicioso ahí (como casi en todos lados, la verdad) pero ahí tienen todo tipo de ron Havana Club, la comida en general riquísima y siempre hay buena música en vivo. Tradición imperdible en La Habana y la primera Bodeguita del Medio en el mundo.

*Consulta la variante mexicana para hacerte un mojito de mandarina.

4. Daikiri en Floridita

¡Seeeeee! igual de turístico que el anterior, ¿y qué? Párate un ratito en la barra (es raro que alcances lugar sentado, por lo mismo) y refréscate con un de-li-cio-sérrimo daiquiri al estilo del escritor que hizo este bar de los 30, uno de los más famosos del mundo: Ernest Hemingway (quien por cierto es el autor del libro del mes en KENA). Mientras aprendes un poco de él y te empapas de esa época que te digo que solo La Habana perpetúa. El lugar es hermoso y conserva muchos elementos originales.

5. La Fábrica de Arte Cubano

Este lugar es relativamente nuevo (2014), hace mucho era una fábrica de aceite comestible. Hoy es un espacio para artistas contemporáneos donde puedes observar las diversas disciplinas: pintura, fotografía, escultura, teatro, danza, etc. Puedes beber y comer algo rico en sus más de 9 bares- restaurantes incluidos. Se ha vuelto un espacio mucho más moderno y abierto al mundo. Te espera una noche cosmopolita en La Habana. Abre de 8pm a 2am.

*Todas las fotos de esta nota son de mi autoría y pertenencia (aquí puedes ver más IG: @tani_cone) -a excepción de las del Turibus (Transtur)-

Comparte tu opinión