Te quedas dormida con el celular cerca, te trasnochas, no haces ejercicio, te agobia el trabajo, no llevas una dieta adecuada y no tienes ni un respiro. Pues detente, tu cerebro puede explotar.

El cerebro es el que lleva la mayor carga de nuestra rutina diaria, así que cuídalo como a cualquier otra parte de tu cuerpo, entrénalo y mantenlo sano. ¿Cómo? Te contamos

 

Duerme como bella durmiente

Ve a la cama y duerme tus 8 horas completas. El sueño es muy importante para reducir el estrés y la depresión; además, ayuda a la consolidación de la memoria y mejora la concentración. Pero tampoco te excedas durmiendo de más.

Ejercítate y medita

Mínimo 3 veces por semana, el ejercicio físico promueve la segregación de endorfinas y serotoninas que aumentan el bienestar y el buen humor. Por otra parte, realizar un poco de meditación ayuda a lidiar con situaciones de estrés, permitiendo que te relajes y concentres en el presente.

Proponte metas

Anota tus metas a corto, medio y largo plazo. Esto te permitirá enfocarte, estructurar y darle sentido a tu vida. Y si en algún momento no sabes por dónde comenzar, realizar este ejercicio te ayudará a proyectarte.

Familia y amigos, los pilares afectivos

Cuando estableces contacto social con tu familia y amigos, tu cerebro genera oxitocina y neuropéptidos que producen la sensación de bienestar. Contar con el apoyo afectivo ayuda a envejecer de una forma adecuada. Así que aprovecha y disfruta estos momentos. Diviértete.

Entrena tu cerebro con ejercicios mentales

Aprende una o dos cosas nuevas, entrena tu cerebro con sopas de letras, sudokus o con un buen libro. Sumar, restar, dividir también lo ayudarán a ser más ágil.

Tu alimentación también lo fortalece

Come muchas frutas, alimentos ricos en fibra, antioxidantes y con omega 3. Evita los alimentos con grasas saturadas y con alto contenido de azúcar.

Es verano, ¡aprovecha el sol!

Sal temprano y camina un poco bajo los primeros rayos de la mañana. Esos minutos harán que tu cerebro produzca serotonina y mejore tu estado de ánimo.

Rompe la rutina y sé creativa

La rutina diaria te puede deprimir. Date una sorpresa de vez en cuando: comienza una nueva actividad como pintar, hacer manualidades o, ¿por qué no?, ir de compras.

Comparte tu opinión