La quinoa es grandiosamente nutritiva. Esta semilla se considera un “seudo-cereal” y se consume de la misma forma que los cereales; no contiene gluten y se cultiva de manera orgánica. Además, hay que destacar que los científicos de la NASA consideran que es un cultivo que puede crecer en el espacio exterior.

Pero ¿por qué no incluirla como un delicioso postre diario? Si no sabes cómo, te contamos:

Para esta receta necesitas:

  • 1 vaso de quinoa
  • 1 yogur natural
  • 1 cucharada de miel
  • 1 rodaja de melón
  • 30 gr. de nueces

Es hora de preparlo

1 Lo primero que debes hacer es lavarla, porque contiene mucho almidón. Luego, en una olla con agua, agrega sal y cocínala por 15 minutos hasta que esté bien tierna.

2 Remuévela hasta que esté lista. Cuélala, escúrrela bien y colócala en un bol.

3 Añade el yogur natural bien frío y mezcla los ingredientes.

4 Corta el melón en rebanadas o en cuadritos pequeños, y agrégalos a la mezcla junto con la miel y las nueces troceadas.

5 Por último, remueve y mezcla bien todo y ¡listo!

Puedes disfrutar de esta nutritiva alternativa en tu vaso o copa de postre favoritos.

Comparte tu opinión