Banner-Kena-Horoscopos-2021-Descarga-Revista

La alimentación y la depresión, en ocasiones, van relacionadas estrechamente. La salud mental ya no es un mito, ¡es tan importante como tu salud física!, por eso toma en cuenta estas recomendaciones.

Existen muchos factores que contribuyen al desarrollo de depresión como: la genética, la nutrición, los estresores ambientales, alteraciones hormonales y alteraciones en la biología y función de los neurotransmisores (sustancias que se producen y liberan para la comunicación de células nerviosas).

¿Cómo afectan los nutrimentos a la salud mental?

  • Pueden favorecer o interferir en el desarrollo normal del encéfalo y del sistema nervioso central
  • Los nutrimentos sirven de precursores de neurotransmisores.
  • Las proteínas, carbohidratos y grasas sirven como fuente de energía para el encéfalo.
  • Los nutrimentos influyen en la transcripción genética.
  • Los nutrimentos contribuyen al estado de ánimo y sensación de bienestar.
  • Los nutrimentos pueden entrar o salir de las células relacionadas con pensamientos, emociones y estrés.

Nutrimentos que favorecen la salud mental

OMEGA 3. Forman parte de la estructura del encéfalo y ayudan a la síntesis y funciones de neurotransmisores y en las moléculas del sistema inmunitario.

Hay algunos aminoácidos como triptófano, tirosina y glicina que son necesarios para la formación de neurotransmisores y precursores de antioxidantes.

Minerales

ZINC. Participa en la producción de dopamina lo encontramos principalmente en las ostras, cereales para el desayuno, carne magra de res y cerdo, yogurt, garbanzos, frutos secos, avellanas, almendras, leche y pechuga de pollo.

HIERRO. La deficiencia de hierro se asocia a déficit de memoria y aprendizaje, problemas emocionales y psicológicos, apatía y depresión. Lo encontramos principalmente en las vísceras, lentejas, espinacas, carne de res, sardina en aceite, pato y cordero.

SELENIO. Su deferencia se ha relacionado con estado afectivos negativos, actúa como antioxidantes, catalizador en la producción de hormona tiroidea y es necesario para el buen funcionamiento del sistema inmune. Y lo encontramos principalmente en alimentos de origen vegetal, cereales y las nueces de Brasil.

Vitaminas

VITAMINA D. La vitamina D influye en cientos de genes del organismo humano y se considera un nutrimento importante para la salud encefálica además de la ósea y esquelética.

B1(TIAMINA), B2 (RIBOFLAVINA), B3 (NIACINA), B12. Ayudan a la biosíntesis de neurotransmisores y las encontramos en alimentos de origen animal como hígado, salmón, atún claro, pechuga de pollo, leche, garbanzos, almejas y algunos cereales para el desayuno o frutas como plátano o sandía

ÁCIDO FÓLICO. La deficiencia de folato se asocia con depresión, deterioro cognitivo y demencia, factor de riesgo para esquizofrenia y lo encontramos principalmente en: hígado de res, espinaca, espárragos, espagueti, coles de bruselas, lechuga romana, aguacate, espinacas y brócoli.´

FOTOQUÍMICOS COMO FLAVONOLES, ANTOCIANINAS Y FLAVANOIDES. Tienen actividad antioxidante y su función es proteger y preservar la estructura de las células encefálicas. Y las podemos encontrar en: bayas, cítricos, té verde y algunas especias, se ha observado que la curcumina es protectora también.

Ahora es fundamental que pongamos un poco de nuestra parte y evitemos esta patología mental que actualmente afecta a gran parte de la población mundial. Empecemos por la alimentación…

Información e imágenes  sugeridas  por  la licenciada Jessica Lozano Martínez



LEER MÁS SOBRE 5 COSAS QUE NO DEBERÍAS DECIRLE A UNA PERSONA QUE SUFRE DE DEPRESIÓN

Comparte tu opinión