Es un error pensar que la ley de atracción sucede por pura magia o son conjuros que solo decimos una vez y ya. Se trata de la intención con la que deseamos, la fe y la constancia. Hoy te hablaré sobre el método de atracción 55 x 5.

Te voy a dar un ejemplo muy cotidiano. Conseguir un buen empleo. Debes empezar por sentir que ya has conseguido el trabajo y estar en total sincronía con esa vibración.

Generalmente comentemos el error de decir: “quiero un empleo”, “necesito un trabajo” pero ni sentimos ni declaramos. Y así no funciona.

Intención con acción

Cuesta un poco estar en esta sincronía y es que creer en algo que no existe o no ha pasado… no es tan sencillo como parece pero es fundamental para poder atraer lo que tanto deseamos (aplica para el trabajo, para el amor, para el crecimiento personal y hasta para sanar).

Date la oportunidad de concentrarte en tu deseo y en ese deseo, sin que el ego o la desesperanza te traicionen.

Por eso, el método 5x 55 me gusta mucho. Nos permite en enfocarnos de manera directa y precisa, además de interiorizar lo que queremos materializar. Para esto, es fundamental que creas y sientas que eso que tanto deseas ya es real, ya lo tienes, ya se dio. De esta manera funciona la ley de atracción.

El método 55×5

Te preguntarás, ¿por qué este nombre? consiste en escribir durante 5 días, 55 veces nuestro deseo.

  • Debe ser escrito a mano, en una hoja de papel, con lápiz o pluma, en un cuaderno.
  • Debe ser escrito seguido. No puedes escribir 10 oraciones en la mañana, otras 10 en la tarde. No, debe ser escrito en un solo momento y de corrido.
  • Busca un lugar en el que nadie te vaya a interrumpir y tú puedas estar tranquila.
  • Debes escribir una emoción, agradeciendo y siempre en tiempo presente.

Aquí te dejo un ejemplo, ponlo en práctica y verás… ¡Atrae con 5×55!

¡Decreta y atrae!

Tips para traer la emoción adecuada:

Como te decía, muchas veces nos cuesta trabajo entrar en esa emoción, porque con la cabeza lo deseamos pero quizá, no lo sentimos o hasta hay una emoción que lo bloquea.

Para unirte con la atracción real, hay que sentirlo, pero, ¿cómo?

Cierra los ojos e imagínate en una situación específica en donde ya está lo que deseas. Imagina colores, tamaño, olores, hasta voces. Vívelo lo más posible en tu cabeza, como si fuera una película. Agradécelo, ponte feliz, ¡tú puedes! Ya que estés en esa emoción, ¡ahora sí, a escribir!

Como verás, no es difícil, hazlo antes de que se pase la emoción o te gane “la realidad” (que cambiará pronto).



LEER MÁS SOBRE: RITUAL DE AFIRMACIONES POSITIVAS: REDISEÑA TU MENTE


Síguenos en redes sociales como @KENArevista: