Si eres de esas mujeres que se la pasa ejercitándose, este artículo es para ti. Termina con broche de oro tu rutina y evita estos errores que suelen cometerse después de entrenar en el gym.

Para obtener los resultados deseados después de tanto sudor y esfuerzo, es necesario que tengas en cuenta algunas cosas que perjudicarían tu rutina de entrenamiento.

Según estudios aprobados por la Universidad Federal de Juiz de Fora de Minas Gerais en Brasil «los tiempos de recuperación muscular dependen de la edad, sexo, dieta, cantidad de sueño, experiencia de entrenamiento y tipo de ejercicio.”

La recuperación inadecuada disminuye el rendimiento y eleva la vulnerabilidad a las lesiones.

5 cosas que no deberías hacer después de entrenar en el gym:

  • Dejar de comer: es recomendable consumir proteínas, líquidos y carbohidratos 30 minutos después de haber terminado tu rutina. Durante este tiempo tu cuerpo ya ha producido cortisol, que detona la acumulación de grasa.

“Durante este tiempo, tu cuerpo repone el glucógeno de tus músculos, lo cual ayuda a que este crezca y se recupere del entrenamiento”, confirma el Instituto Australiano de Deportes.

  • Comer chocolate: la grasa del chocolate hace que tu digestión no sea tan adecuada y rápida como debería ser, según nos revela Brenda Solís, médica cirujana del Hospital General ISSSTE. Lo que puede llegar a causarte problemas de estreñimiento y o cólicos intestinales.
  • Bebidas energéticas: es importante aclararte algo en este punto. No es lo mismo las bebidas energéticas a las deportivas.

Las energéticas no están adecuadas para el aumento y rendimiento deportivo, ya que no hidratan. Estas bebidas contienen: cafeína, ginseng, taurina. Estimulantes que activan los nervios, la ansiedad y hasta problemas cardíacos.

“Las bebidas energizantes prometen una dosis extra de energía pero pueden tener consecuencias fatales en el organismo; cuando se abusa puede originar una sobredosis” advierte Sergio Olvera Alba, director de Epidemiología de la Secretaría de Salud de Sonora.

  • Desvelarte: es importante que descanses y tomes el descanso recomendado por la noches, entre 7 y 8 horas diarias. Esto hará que recuperes todas las energías necesarias para que sigas firme en tu entrenamiento.

Científicamente está comprobado que el descanso favorece a la producción de la hormona en crecimiento, permitiendo la reparación de los músculos trabajados.

“Cuando no se duerme lo suficiente, las reservas de energía y nutrientes no se recuperan, los dolores musculares y la fatiga extrema se acentúan” explica Dan Benardot, investigador de la Universidad del Estado de Georgia, Estados Unidos.

  • Tomar una ducha al momento: después que tu cuerpo se ejercita, la temperatura corporal llega a 38 y 39.5°C y cuando se expone al frío, provoca problemas circulatorios y de presión arterial.

Johan Salas, director deportivo en el Colegio de Médicos en San José Costa Rica, recomienda esperar al menos 20 minutos para bañarse.

“Este tiempo es suficiente para que el cuerpo regrese a su temperatura normal. Es preferible un baño con agua tibia o caliente para relajar los músculos” recomendó.

LEER MÁS SOBRE: Alivia el dolor después del entrenamiento en 3,2,1

 

Comparte tu opinión