El nuevo año comienza  a toda máquina con la alfombra roja de los Golden Globes. 

Anoche, las estrellas de la televisión americana y de Hollywood dieron de qué hablar y, más por los atuendos que vistieron, fue por el énfasis del sentimiento transmitido a través de ellos.

Las mujeres de la industria decidieron protestar, vistiendo negro, a favor de la igualdad de géneros en el ámbito laboral, el respeto a la mujer e igualdad de sueldos. No fue una alfombra roja dominada por la pregunta “quién es tu diseñador”, sino por diferentes testimonios condenando la desigualdad de género y/o promoviendo la necesidad de un ámbito laboral más justo para las mujeres. 

En estética debo admitir que fue una de las alfombras rojas más elegantes que he visto. Si bien no es difícil vestirse mal de negro, las siluetas y el sentimiento hicieron de este evento algo glamoroso e inspirador, a diferencia de algo aburrido o fúnebre dado sus colores. 

De mis preferidos, la pareja Timberlake – Biel  realmente se vieron increíbles. La actriz Diane Kruger fue la favorita de muchos vistiendo un vestido negro de Prada, complementado por una capa de tulle.

Emma Stone también lució increíble. Allison Brie usó un vestido de corte de princesa abierto en la falda con pantalones tipo smoking. Durante su paso por la red carpet declaró: “Hoy a las mujeres les tocaba usar pantalones y literalmente así lo hice”.

Alexis Bledel fue de las más elegantes luciendo sencillamente sobria al vestir pantalones negros con un top blanco con aplicaciones de cuero negras. 

En mi opinión, es interesante y acertada la mezcla entre moda y protesta y la plataforma que se utilizó para levantar la voz. Al final, una alfombra roja es una vía de mercadotecnia y venta fácil para los diseñadores y, en esta oportunidad, eso se puso a un lado para mercadear una idea, una voluntad y una intención para mejor.

No es la primera vez que la vestimenta sirve para expresar un sentimiento, pero esto no le resta impacto que el evento tuvo.

Suena un poco exagerado pensar que en 2018 las mujeres tuvieron que tomar un espacio tan público para abogar por esta causa, pero esta es la realidad y, sin duda, el tono en la moda tiende a politizarse cada vez más.