La incomodidad del embarazo comienza conforme el peso de nuestra panza aumenta y por tanto la espalda baja y piernas tienen que soportar más presión durante todo el día. Con los cuidados y ejercicios adecuados lograremos que sea más soportable la recta final de nuestro embarazo.

Pelota de Pilates

En el último trimestre de nuestra gestación la mejor aliada es esta bola de pilates que nos ayudará a aliviar el pinchazo en la espalda. Era mi mejor compañía -imprescindible para cualquier embarazada- junto con esa almohada semicircular y blandita (a la que yo llamo “Plácida”, así que imaginaros. Ya os contaré). Muchas veces me sentía más cómoda sentada sobre esta pelota con las piernas flexionadas y haciendo unos suaves movimientos pélvicos que en el sofá de casa o chaise longue. Eso sí, tampoco sin abusar ni “viciar” las posturas, atendiendo a hacer correctamente los movimientos recomendados para embarazadas.

Chicas, nada de dar botecitos como niños porque eso al contrario contraproducente y es lo primero que nos gusta hacer al sentarnos en ella. Espalda recta, piernas flexionadas a 90 grados y movemos en círculo la pelvis y de adelante hacia atrás despacito.

¿Y cómo se usa?

Una tabla de ejercicios básica como ésta yo la hacía como dos o tres veces al día.

No imagináis el placer que da relajar completamente la espalda dejando mi peso en ella, en la curva lumbar, mientras tenemos las piernas bien flexionadas y los brazos estirados. Eso acompañado en ese movimiento de unas buenas respiraciones profundas era el mejor consuelo a la fatiga del embarazo sobre todo en las tardes-noches. ¡Además es como darle un masaje a nuestro bebé! Nos lo agradece y se suele calmar…

SUELO PÉLVICO O EJERCICIOS DE KEGEL

Algo que muchas olvidamos es nuestro maravilloso suelo pélvico. Durante el embarazo y el parto la presión que hacemos sobre nuestros músculos pélvicos pueden generar otros problemas en el futuro. Por ello, es un must realizar diariamente los llamados ejercicios de Kegel. ¿Ya los conocéis? Nos podemos acompañar de nuestros ejercicios en la pelota para “entrenar” nuestro suelo pélvico diariamente. Apretar, mantener y relajar, respirar y respirar suavemente es la mejor forma de poner en práctica nuestros pujos de cara al parto (si lo elegís natural). Actualmente en las clínicas españolas en el momento de la dilatación al parto se está utilizando esta bola para pasar esos momentos de forma relajada y dando movilidad a nuestra pelvis para que el bebé encuentre el canal de parto.

Sí, ahora mismo esto que os cuento es quizás una locura pero si durante todo el embarazo, como os decía más arriba, practicáis estos ejercicios habitualmente. Esos momentos vosotras mismas pediréis la pelota para pasar mejor el rato de la dilatación y ayudaros al parto.

En definitiva amigas Kena, nada de quedarse sentaditas en el sofá todo el día porque nuestro bienestar antes y después de ser mamás está en caminar mucho y movernos un poco con estos suaves ejercicios. Por favor no olvidemos nunca nuestro suelo pélvico.

 

Comparte tu opinión