Si sientes que alguien quiere cambiar algo de ti solo para su beneficio… tienes claro que eso no es sano,  por lo tanto, ¡tú tampoco pretendas cambiar a los demás!

Seguramente te ha pasado en algún momento que un amigo tuyo empieza hablar y tu mente maquina “que incoherente es” “que se calle ya.” ¿Sientes el deseo de hacerlo cambiar solo porque su forma de ser no te agrada?

En voz del experto

El psiquiatra Pablo Gómez explica que “el querer cambiar a los demás, la indignación y la crítica son un déficit de aceptación.”

Si no te aceptas a ti mismo tal y como eres, te resulta imposible aceptar a los demás…  ¡No intentes cambiar a las personas y empieza a cambiar tus sombras internas!

“Movido por tu ego, interfieres en la vida de los demás, dándole consejos y criticándoles por cualquier decisión que tomen. No lo sigas haciendo y vive tu vida sin pretender que los demás la vivan como tú quieres que lo hagan,” añade Gómez.

Es muy importante trabajar y cambiar la perspectiva propia de las cosas. Si algo no te parece, lo aconsejable es trabajar desde tus raíces para cambiar la forma de pensar, de actuar y de atraer. Tres factores fundamentales para llevar una vida realmente equilibrada y en total armonía.

Partiendo de este punto, podrás ser un ejemplo para esos amigos o familiares. ¿Cómo cambiarlos? No lo intentes, pero háblales desde tu experiencia para que ellos entiendan que cuando se transforma el alma y la mente, la vida fluye.

Quizás sea tu testimonio «el empujoncito» que falta para ayudar al prójimo a tomar esa decisión tan importante de cambiar para bien. ¿Te sumas?

Tips para cambiar la mentalidad

Hazte tiempo para pensar.

Sincérate contigo misma y acepta todo lo que quieres.

No seas perfeccionista.

Date retroalimentación honesta.

Analiza en qué dedicas más tiempo.

Empieza por resolver los problemas importantes o complicados.

De esta manera empieza el cambio interno… ¡Nunca es tarde para empezar!



LEER MÁS SOBRE:  ¿SIENTES QUE SIMPLEMENTE NO ENCAJA? ¡SUELTA!

Comparte tu opinión