El otro día platicando en la redacción llegamos a la conclusión de que el cuerpo es muy sabio y  siempre expresamos a través de él: angustias, miedos y preocupaciones. De hecho en ocasiones es inevitable sentir la presión. ¡Aceptémoslo! nos atrapan los mecanismos de defensa, consientes o inconscientes.

Muchas veces queremos engañarnos diciendo que «todo está bien», pero seamos sinceras y pongamos las cartas sobre la mesa. Llega un momento en la vida en la que simplemente no se puede con tantas cosas que tenemos en la cabeza y que cargamos en los hombros, deberíamos aprender a tomar las cosas con calma. Aprender a ponerle nombre a nuestros sentimientos para saber qué está pasando por nuestras mente y poder resolverlos.

Sabemos  que es complicado, pero si en algo estamos de acuerdo es que no hay nada más importante que nuestra saludad mental y espiritual, no podemos estar bien sin la falta de una de éstas. Tenemos que alimentarnos de cosas positivas y dejar ir lo que nos lastima.

 

El cuerpo resiente todo y el momento en el que estalle te sentirás el doble de mal, recordemos que somos mente, cuerpo y espíritu, debemos encontrar el balance entre las tres.

En nuestra edición de abril Vanessa Guzman preparó para el especial de cuerpo un artículo super interesante que no puedes perderte que te explica ¿Cómo afectan las emociones? ¡No te lo pierdas! pág.72

¿DIME QUÉ TE DUELE Y TE DIRÉ QUÉ TE PASA?

Dolor de cabeza: Representa los miedos. A su vez, está vinculado con la autocrítica excesiva y el no aceptarnos a nosotras mismas.

Dolor de rodillas: Muestra la terquedad al afrontar determinada situación y la incapacidad de ceder ante la otra parte involucrada.

Dolor de hombros: Significa el peso que llevamos encima y el no saber llevar lo nuevo que se presenta en el camino.

Dolor estomacal: Delata la capacidad que se tiene de digerir las críticas. Por otra parte, los nervios también pueden ocasionar dolores de estómago.

Dolor de garganta: La sensación de molestos nudos o ronqueras sin explicación, significa el miedo y desconfianza al proceso de la vida. Asimismo, puede llegar  a ser rabia contenida y negatividad a posibles cambios.

MANOS A LA OBRA

5 formas de mantener la calma y olvidarnos de todo 

1.- Salir a correr por las tardes es un excelente ejercicio para tener tiempo de mirar en nuestro interior y pensar en aquello que nos está ocasionando un problema en nuestra vida.

2.- Si lo tuyo no es correr escoge tu rincón favorito de la casa y disfruta de un libro, despejarse es lo mejor que puedes hacer y leer es un excelente ejercicio para distraernos de la realidad.

3.-La respiración es parte importante para mantener la calma, por ello es fundamental saber ejercicios de respiración que ayuden a calmarnos en situación de estrés.

4.-Si sientes que debes sacar todo lo que tienes dentro busca una manera divertida de hacerlo, te recomendamos el beatbox, con este ejercicio de alto rendimiento te sentirás mejor que nunca. pág 74

5.-Meditación en movimiento, definitivamente te ayuda a nivel físico, emocional y espiritual, es la combinación perfecta entre yoga y ballet. pág.76

Rescue remedy

Si pasas por una situación fuerte, la flores de bach es una esencia natural que ayuda en situaciones emocionales, vierte dos o 4 gotas en un vaso de agua y tómalo a sorbos.

Respira, respira, respira

Si de plano tu vida es muy agitada la respiración será tu mejor aliada, puedes hacer ejercicios de respiración cuando vayas en el tránsito o incluso frente tu computadora, lo importante es que te sientas tranquila.

El siguiente ejercicio es fácil pero tampoco necesitas forzarte, eventualmente lo harás de manera inconsciente.

Cada fase será contando hasta 4.

  1. Respira profundamente por la nariz.
  2. Sostenlo contando hasta 4
  3. Suelta el aire suavemente.

Cuando lo tengas controlado aumenta a 6 y luego a 8, es cuestión de tiempo y paciencia.

 

*Ilustración de  Ryo Tomo.

 

Comparte tu opinión