Allá por el 2007 asistí a una capacitación para periodistas en el IPADE. En ésta, Ramón Alberto Garza nos dio una conferencia magistral, en donde nos explicó la diferencia entre vender/ofrecer/comprar COSAS y vender/ofrecer/comprar EXPERIENCIAS.

¿Los maestros en la magia de transmitir emociones a través de sus productos o servicios? Cirque du Soleil, que llevó el circo a otro nivel; Southwest Airlines, que logró diferenciarse del resto de las aerolíneas norteamericanas; y Starbucks, el gigante del café que amuebló sus tiendas con sillones cómodos y nombró sus tamaños de diferente manera (alto, grande y venti en lugar de chico, mediano y grande).

*Si te interesa saber más sobre este tema, puedes leer “La Estrategia del Océano Azul”, de W. Chan Kim y Renée Mauborgne. ¡¡Es un best-seller mundial!!

¡BIENVENIDO A MÉXICO!

Antes de entrar a la Universidad Anáhuac, estudié Broadcasting un año en el San Mateo Collage (cerca de San Francisco, California). Recuerdo que era como un ritual, antes de entrar a clases, pasar al Starbucks por un Grande-Decaf-Nonfat-Vanilla-Latte. Lo hacía como en piloto automático.

Por eso cuando regresé a México y me enteré de la llegada de la marca a nuestro país, me puse feliz. A tal grado que iba a la tienda (la primera fue la que está cerca de la Embajada de Estados Unidos en la CDMX) y le pedía al gerente que me diera trabajo. ¡¡¡Yo quería ser Barista!!!

starbucks-kena-blog-bianca-pescador-cloud-macchiato-globo-teotihuacán-3.jpg

Finalmente abrieron una sucursal cerca de la Anáhuac y conseguí un empleo de medio tiempo. Iba de 6 de la tarde a 11 de la noche, aunque en realidad salíamos como a la 1 de la mañana porque teníamos que limpiar todo, y no éramos tan rápidos que digamos.

Durante los seis meses que trabajé ahí tuve una cantidad de experiencias increíbles que sería inútil intentar compartir en un post de 900 palabras. Sólo puedo decirte que es una de las mejores empresas en las que he tenido el placer de trabajar.

EXPERIENCIAS, NO COSAS

Volviendo al punto de las experiencias, una que yo moría por vivir era un paseo en globo. No me importaba mucho dónde hacerlo, pero ubicaba ya una empresa por las pirámides de Teotihuacán. Mi novio me dijo que “gracia, pero no, gracias”, así que durante unos meses busqué a alguien con quien ir, pero nunca se materializó la idea. Supongo que el solo pensamiento de levantarme 3:30 de la mañana me asustaba demasiado.

Pero como yo soy bruja (en este episodio de mi podcast te cuento por qué), la semana pasada recibí un correo: “¡Hola! Te invitamos a conocer la nueva bebida de Starbucks en un paseo en globo. Saldremos a las 4:30 de la mañana del Auditorio Nacional con destino a Teotihuacán. Nos encantaría que confirmaras a la brevedad”.

starbucks-kena-blog-bianca-pescador-cloud-macchiato-globo-teotihuacán-5.jpg

Lo leí y brinqué de emoción. No me quise ver muy urgida, así que contesté un par de horas después: “I’m in!!!”. Y el resto es historia. FUE UNO DE LOS DÍAS MÁS BONITOS DE MI VIDA. Fue un jueves único, uno de esos que dices: “WOW, lo que sueño se puede hacer realidad y aún mejor de lo que imaginé”. ¡¡¡Porque ya sabrás todo lo que nos consintieron los organizadores!!! Detalles por aquí, detalles por acá.

Por cierto, son 3 nuevas bebidas de una nueva línea de cafés fríos. La familia se llama Cloud Macchiato, y lo puedes pedir Cocoa, Caramel o Latte. Si estás haciendo la dieta Keto, como yo, lo puedes pedir con leche de almendras (el latte no trae azúcar). Ya no se dan popotes porque modificaron los vasos, pero si ocupas uno, te recomiendo adquirir un juego de metal en la tienda de Tupperware o las Farmacias San Pablo.

Me encantaría que me compartieras cuál ha sido tu experiencia con alguna marca que te encante y te fascine tanto, que literal sientas que la quieres porque le tienes un cariño especial. Yo tengo varias, pero en este post sólo quise platicarte de una porque creo que la ocasión lo amerita.

Qué hermoso es cuando las personas –y las marcas– entendemos que al final de la vida, cuando estemos muy viejitas, lo más valioso serán los recuerdos de los momentos mágicos que nos quitaron el aliento y no tanto las cosas materiales que tuvimos. Porque éstas se rompen, pierden, descomponen… pero nuestra memoria (si no nos da Alzheimer jijiji) será nuestra mejor aliada a la hora de despedirnos, pues nos recordará todas las aventuras que vivimos solas o en compañía de amigos, colegas, parejas y/o mascotas, y que hicieron que este viaje a la Tierra valiera la pena.

Gracias a la vida, gracias al amor, gracias a mi trabajo ¡¡¡y gracias a Starbucks por hacer mis sueños realidad!!! #lovethejob #happythankyoumoreplease

Comparte tu opinión