Sus bondades han acompañado al hombre por siglos. Descubre cómo sacar provecho de este tubérculo.

Con un sabor picante y un aroma muy característico, este tubérculo de origen asiático, cada día conquista más paladares, con la gran ventaja de que ofrece un amplio abanico de beneficios para el cuerpo. Te invitamos a que los conozcas, e incorpores este rico alimento en tu dieta.

Por Roberto Rodríguez Mijares

Sin dolor
Se recomienda consumir jengibre como parte de los tratamientos naturales de enfermedades inflamatorias y/o dolorosas, como la artritis, la artrosis, la fibromialgia, o la fatiga crónica. Incluir este alimento en el menú, también ayuda a evitar los desagradables calambres.

 

 

Barriga feliz
Esta raíz es ideal para ayudar a la digestión, y colabora en la prevención de problemas estomacales como úlceras, diarreas, flatulencias y gastritis. Sus componentes activan los jugos digestivos, basta con comer un poco de jengibre fresco cinco minutos antes de la comida, y ya. También actúa como protector estomacal, ante el consumo de alcohol y medicamentos.

 

 

A toda voz
El jengibre es reconocido porque ayuda a tratar con mucha efectividad las infecciones e inflamaciones de la garganta. Adicionalmente, es de gran utilidad en casos de afonía, y para personas que trabajan con su voz, como cantantes y locutores. Su consumo no solo ayuda a la garganta, sino que también tiene influencia en las vías respiratorias.

 

 

Lee la entrega completa en nuestra editorial de marzo.

Comparte tu opinión