Si estás buscando una dieta que sea saludable y sin efecto rebote, la Keto o Catogénica puede ser justo lo que necesitas. ¿Sabes de qué trata?

No se trata de pasar hambre todo el día y castigar a nuestro cuerpo con una rutina de «no comer o comer mal» para lograr las curvas soñadas. Esto podría afectar de manera determinante nuestra salud.

La dieta Keto o Cetogénica consiste en ingerir alimentos ricos en grasas buenas y proteínas como pescado azul, aguacate, aceite de oliva o de coco, etc.

La idea es tener fuerza de voluntad y resistirse a esos «pecados carbohidratos» como lo son: cereales, azúcar, e incluso de mucha cantidad de verduras y frutas. La finalidad de esto es generar el proceso de cetosis en la sangre (algo parecido a lo que obtenemos cuando hacemos ayuno).

ESTE POSTE TE PUEDE INTERESAR: ACEITE DE OLIVA: PARA CUALQUIER DIETA

¿Qué es la cetosis?

Es justo ese proceso cuando las reservas de grasa de tu cuerpo se convierten en cetonas que a su vez alimentan a los músculos y al cerebro frente a los carbohidratos obteniendo como respuesta, la quema de grasa y perdida de peso de forma rápida y segura.

Susie Burrell, experta en nutrición asegura que «esta dieta resulta idónea no sólo para adelgazar sino para reducir el picoteo de dulce, la inflamación cerebral y aliviar el dolor en personas con enfermedades crónicas

Del mismo modo, Susie acota algo muy interesante: «durante la cetosis, hay una disminución en la producción y la utilización de glucosa y como consecuencia en la descomposición de las proteínas (que se encuentran en los músculos)»

Un rico menú Keto

Foto de Jenna Hamra en Pexels

Foto de Jenna Hamra en Pexels

Seguro te estás preguntando ¿y entonces, qué puedo comer en esta dieta? Aquí te dejo un menú para que empieces ¡ya! la dieta Keto:

Desayuno: huevos revueltos con aceite de coco o mantequilla, un café con un poquito de leche desnatada y un toque de aceite de coco o ghee.

Comida: pechuga de pollo con mantequilla de hierbas y verduras (preferiblemente de hojas verdes) o una ensalada de atún con queso (otra buena opción).

Cena: una hamburguesa de queso baja en hidratos de carbono o un filete de ternera y aguacate.

Si durante el día, te llenas de ansiedad y piensas en querer comer dulces, puedes optar por comer nueces, son muy recomendables en esta dieta (sin remordimientos).

«Esta dieta no es para tomarse a la ligera y hay profesionales de la salud que trabajan específicamente en ella», dice el profesor Thomas Seyfried, de la Universidad de Boston.



MIRA ESTE POST: ¡ADIÓS A LA MALA DIGESTIÓN! MEJORA TU DIETA EVITANDO ESTOS ALIMENTOS

Comparte tu opinión