Meditar te ayuda a mantener la paz interior, pero tienes que realizarlo le manera adecuada para obtener mejores resultados. Aprovecha estos momentos para desconectarte de todo. Aunque se te complique un poco ¡ponle ganas! y despeja todos tus pensamientos, sobre todo los negativos.

Recuerda que estos momentos en silencio te permiten tener una mejor visión de ti misma y de tus emociones. Lo ideal es que encuentres mejores resultados al realizar esta práctica de relajación.

La postura: clave para una buena meditación

Siéntate erguida, con tu espalda lo más recta posible, esto te permitirá relajar los hombros y la espalda. Luego cierra tus ojos, realiza tres respiraciones profundas. Después relaja tus manos, colócalas juntas y elévalas hacia tu pecho. Toma una postura como si vas a rezar.

Acepta tus pensamientos

Concentrarte en “no pensar en nada” o “dejar la mente en blanco” te traerá una sensación de frustración. Solo acepta cada pensamiento que te llegue y no te apegues a él. De esta forma estarás practicando el desapego, no te aferres y déjalo fluir.

La meditación no es lo mismo que dormir

La meditación te hace sentir liviana y con la mente despejada. Si te sientes cansada, lo mejor es que tomes un baño de agua tibia, te relajes y luego tomes tu tiempo para meditar.

Sé constante

Para ver los resultados, mantén una rutina de meditación. Recuerda que así como necesitas comer balanceado, hacer ejercicio, nuestra mente también necesita estar en forma.

Comparte tu opinión