No necesitas hacerlo, pero tampoco eres una copetuda vacía y sin sentimientos por inyectarte rellenos… Comparto con KENA mi propia experiencia como virgen de los famosos fillers.

Muchas mujeres se aficionan al uso de rellenos al llegar a los 40 años… y algunas desde antes, inclusive desde los joviales 25. Pero la gran mayoría nos preferimos naturales y optamos por dejar que nuestro cuerpo envejezca dignamente, y si acaso, utilizar cremas para ayudarnos un poquito… Excepto porque, ¿qué es envejecer dignamente?

«Es envejecer con gracia de acuerdo a tu edad», dice siempre Carolina Herrera y particularmente se refiere a dejar de usar mini faldas cuando ya no tienes 25, o usar ropa con muñequitos a los 35 o escotes hasta el ombligo a los 45.

rellenos

La conductora Vielka Valenzuela y su look cool de caricaturas

¡Okeeeey! Qué ruda nos resultó la diseñadora… entiendo que los 82 años no son los 42 y que cuando ella los tenía eran tiempos más rígidos en la moda. Actualmente está súper hot ponerse T-Shirts divertidas como statement piece y combinarla con prendas como faldas, sacos y jeans. Sirva esto como ejemplo de que nadie debe decirte cómo envejecer. Eso es algo muy personal.

Aquello que pierde la piel

Pero en materia de estética la piel envejece «con gracia» dependiendo de muchos factores: la genética, la hidratación o falta de esta, nuestra alimentación, e incluso la contaminación.

La piel, a diferencia de la ropa de Carolina Herrera, sí pierde calidad con el tiempo por la disminución de varios componentes que la «alimentan» para mantenerla lozana, como el colágeno, por ejemplo. El paso del tiempo es inevitable, pero bien puedes hacer que su debacle ocurra lentamente «y con dignidad».

En lugar de gastar en ropa cara para intentar rejuvenecer invierte eso en la medicina estética: no necesitas operarte, los rellenos son esa opción que buscas para rejuvenecer con gracia. Doctora Karen Carrillo

Una esteticista «bonita»

Retrasar el envejecimiento se consigue con un estilo de vida saludable, «y con la ayuda de la medicina estética», dice la doctora Karen Carrillo, @karencarrillo, médico general especializada en medicina estética y quien es mi gurú de la belleza.

rellenos

Cortesia Medicina Antiedad

Mi primer acercamiento a la medicina estética fue con el socio de Karen, el cirujano plástico Romeo Castillo, para hacerle una entrevista. Sus respuestas me causaron confianza, me enseñó sus credenciales, me habló de sus nuevos cursos y certificaciones y me pareció serio. Volví después en calidad de paciente.

Tal vez quieras leer:  Cirugía plástica en tiempos de Covid.

Le pregunté si valía la pena hacerme una blefaroplastia y la respuesta fue sí: eso significa operarse las bolsas de grasa bajo los ojos; yo las tengo desde niña, pero con la edad, el estrés y las desveladas periodísticas se han acentuado al grado de hacerme ver cansada y por lo tanto vieja, así, con todas sus letras.

¿Está mal verme así? No, es lo natural, lo real y lo normal. Pero no me gusta.

Belleza sin bisturí

Sabedor de mi virginidad en materia de cirugía plástica el doctor Castillo me sugirió comenzar con el uso de rellenos como el ácido hialurónico, para levantar los tejidos de los pómulos y así suavizar «los surcos nasogenianos» (esas marquitas que se nos hacen entre la nariz y la boca, como las que tiene Camila Sodi) y definir el óvalo de la cara.

rellenos

Cortesia Televisa

El otro relleno que me recomendó fue la toxina botulínica,  lo que comúnmente llamamos «bótox» –que es en realidad la marca más común–. Romeo me envió con Karen, cuya especialidad son los fillers o rellenos y la aparatología. ¿Se oye muy tú las traes, no?

La clínica de Karen está en Mexicali y se llama Medicina Antiedad, me mostró su cédula profesional de Médico Gral. y de Estética (Céd. No. 6712254). Su slogan es «Tan bonita como tú» y  su hashtag #juventudsincirugía. Me encantó su propuesta y lo primero que me dije fue: «Si ella se ve así entonces sí le creo» ¿O quién le creería a una nutrióloga gorda o a un entrenador personal panzón? Nadie… Aparte es súper simpática y divertida y eso genera mucha confianza y calidez. Me hizo sentir segura.

Mi primera vez fue al cumplir los 40 años y vi los resultados en dos semanas: lucía más fresca, menos cansada y sobre todo, más cómoda.

¿Para qué sirven los rellenos?

El proceso es rápido: Me inyectó ácido hialurónico y toxina botulínica tras indicarme en qué zonas y por qué. Inmediatamente después vi mis pómulos redondeados.

Al paso de las semanas disminuyeron los «droopys» (así les digo yo a las pequeñas bolsitas que comienzan a salir bajo las comisuras de los labios) e incluso mi cara se veía más alargada; ¡tenía años sin verme así!

«El rostro se puede definir tanto como desees tan solo con ácido hialurónico, ya que hace un juego de «luces y sombras'» me dijo Karen.

Me explicó que el ácido hialurónico se absorbe en la piel, ya que es un compuesto que el cuerpo reconoce como propio al generarlo de forma natural durante la juventud, y que lo vamos perdiendo con la edad.

Te sugerimos leer: Errores más comunes al inyectarse el rostro.

¿Cada cuándo debo inyectarme?

Lo ideal es colocarse el ácido cada cuatro o seis meses, máximo ocho  «dependiendo de tu estilo de vida», aclara Karen Carrillo. «Si haces mucho ejercicio y sudas, vas al sauna y el vapor o si te bañas con agua hirviendo el ácido se absorberá rápidamente; lo peor es fumar, eso omite el efecto del producto».

Karen es una de las médicos estéticas más importantes de la zona fronteriza del país, en donde las mujeres no se andan con dudas… las norteñas son famosas por la importancia que le dan a su arreglo personal, su imagen física y el vestuario. ¡Yo me siento norteña!

rellenos

IG @itatic_oficial

¿Qué celebridades los usan?

Medicina Antiedad recibe pacientes de Tijuana, Mexicali y San Diego, y Karen viene a la Ciudad de México una vez al mes para atender a pacientes que saturamos su agenda para hacer cita. Recibe a muchas conductoras de televisión y actrices como Itatí Cantoral, Daniela Magún y Luz Elena González, así como mujeres en puestos de poder y jovencitas que quieren mantenerse lozanas lo más posible.

No te pierdas: Evita las arrugas en el cuello desde hoy.

¿Cuánto cuestan?

«Utilizar rellenos y faciales es un lujo, no es para nada barato, pero los resultados son extraordinarios. Si tienes presupuesto para cenas caras en lugares suntuosos o para comprar a meses una bolsa cara que no necesitas, o gastarte un dineral en una noche de cocteles que solo te hincharán la cara, entonces puedes apartar ese presupuesto para invertirlo en ti». Ouch, me descalabré de la pedrada…

Y creo que tiene razón: Una jeringa de calidad puede costar desde 6 hasta 8 mil pesos (con una se pueden rellenar hasta cuatro puntos del rostro) y el cambio es notable. Miren mi carita:

rellenos

Nuestra blogger a los 19 y a los 42 años

¿Sirven los faciales y aparatos?

Karen y Romeo trabajan juntos en el consultorio JR en Polanco, pero ella también atiende en Hydrofacial, un SPA en la colonia Roma que se especializa en drenaje linfático para el rostro. Ese es otro de los servicios que están de última, la aparatología, que ha reemplazado a las cremas en eficiencia y resultados.

Creo firmemente que nada sustituye a la alimentación y el ejercicio, pero existen muchos aparatos que ayudan para cosas que ni te imaginas: Hydrafacial como ya dijimos; ElaVive para fortalecer el cuero cabelludo;  LED de Lutronic para activar las células de la piel; LPG Endermology para modelar el cuerpo en caderas y piernas; Juliette para el rejuvenecimiento vaginal (otro gran tema que debemos tocar más seguido); La Onda para disminuir celulitis localizada, Venus Viva para reducir arrugas y paños en el rostro; Carboxiterapias para la grasa localizada y el Hollywood Peel para peeling facial. Karen los maneja todos.

rellenos

Aparatología

Desde luego las sesiones son costosas porque sirven para zonas muy específicas. Yo me pregunté: ¿Prefiero pagar 10 mil pesos por un kit de cremas milagro o quiero invertirlos en un paquete de sesiones? Yo me he aficionado a esto último. Es más efectivo que un Oro Gold o un Vine Vera (que sí compré y no pude medir los resultados).

¿Cremas o rellenos?

La última vez que compré estas marcas de belleza me dolió el codo y aparte no vi resultados ostensibles. No significa que no debas de usar tratamientos, solo asegúrate de que no sean tan caros (hay marcas excelentes como Vichy, ISDIN, La Roche Possay, Avéne o Bioderma que hacen lo mismo sin sangrarte), porque las cremas solo apoyan, no resuelven. Como dice mi dermatóloga: «Si las cremas de veras sirvieran nadie tendría arrugas».

Por otro lado, sé que cuando escuchas «cirugía plástica» o «inyecciones»  lo primero que te viene a la cabeza es el rostro de Lyn May. No quiero ser grosera (bueno, ya lo fui), pero la vedette es la referencia de lo mal que te puede dejar una cirugía rudimentaria… Claro que hablamos de los años 70 cuando no existían los avances  tecnológicos de los que hoy disfrutamos.

No vayas con cualquiera

Seguro me dirás: «Pero Alejandra Guzmán casi se muere por una mala praxis en los dosmiles y su cara no se ve para nada cool». Cierto. Charlatanes hay en todos lados, «por eso no temas pedir la cédula, los permisos de Cofepris, certificados de los productos por la FDA de EUA y las actualizaciones de tu médico. Si no te los da, algo anda mal», dice el doctor Romeo Castillo.

rellenos

El cirujano plástico Romeo Castillo.

Las otras malas referencias son las jeringas baratas. Si te ofrecen un relleno a 500, mil o mil 500 pesos algo anda mal, «al costo y al mayoreo no cuestan eso; ten cuidado, porque puede ser una jeringa rellenada con agua o usada en otro paciente», advierte Romeo.

¿Cuándo es prudente empezar?

El segundo paso para que no quedes como «chino en bajada» es que no llegues a los 50 años pidiendo ayuda. La piel se empieza a colgar desde los 30 y para los 40 ya tiene arrugas. Eso le pasó a Meg Ryan, cuya cara se deformó por una cirugía forzada en una cara sin remedio.

«Cuando llegas tarde con la piel muy colgada y los surcos provocados por años de descuido es cuando se dificulta el efecto natural; no puedes parecer de  25 a los 50 años, eso nunca va a suceder. Los arreglos deben hacerse antes de que la piel caiga, paulatina y cuidadosamente», comenta Castillo.

En materia de hidroblastos y rellenos, mientras más joven seas, mejores resultados tendrás a futuro porque su función es preventiva.

¿Botox o Prelane?

Para conocer la diferencia entre los rellenos es importante saber que el ácido hialurónico (la marca más buena es Prelane) levanta y da volumen porque hidrata; «los efectos son la reducción del poro abierto, suavizar las capas de la piel y por lo tanto, recuperas lozanía; es como un suplemento alimenticio para el rostro», señala Karen.

Quizás quieras leer: entendamos qué es el ácido hialurónico

Por otro lado, la toxina botulínica (la marca famosa es Botox) duerme al músculo para que al hacer gestos no se formen surcos. «No pierdes la expresión, solo no se favorece la formación de marcas. Si la usas regularmente, cuando tengas 50 no tendrás surcos en la cara, se retrasarán», advierte la especialista.

En octubre, previo a mi cumple 42, fui a revisión y opté por añadir el tratamiento bioestimulador en los droopys, que se producen por la gesticulación de tristeza o estrés (Ayyyyy), foto daño por luz azul (celulares y compus) y pérdida de elasticidad.

El bioestimulador

Su objetivo es alisar y dar luminosidad a la piel.  El relleno más conocido y respetable llama Ellansé, que actúa por cuatro años de forma progresiva en el rostro en la zona de mejillas.

Se coloca con una cánula (una especie de aguja flexible con una punta finísima) dentro del tejido para «abrir y estirar» la fibrosis que produce las arrugas. A diferencia de la toxina botulínica y el ácido hialurónico, cuyos piquetes solo molestan, la inserción de la cánula sí duele.

El efecto inmediato es perceptible, pero el definitivo se nota en un mes. Al mirarme al espejo vi que los droopys habían disminuido muchísimo y en ese instante se me olvidó que me había dolido…

rellenos

Nuestra blogger tras inyectarse rellenos.

Los tratamientos varían por persona y los resultados también, lo que hay que cuidar es no cambiar quién eres. Yo no he perdido la forma de mi cara: es ovalada con cachetes casi infantiles que son característicos de mi persona; también gesticulo mucho cuando hablo y eso no se ha ido a ningún lado.

De la misma autora: La santificación de la maternidad: un peso para todas.

¿Y cómo quedé?

Sigo siendo la misma, solo menos cansada, menos estresada y menos triste; no es que no lo esté (porque sí, el ritmo de vida actual es tremendo), pero no lo muestra mi cara. Checa mi evolución, a cara lavada antes de usar rellenos, y con un año de distancia entre la primera y la segunda aplicación, ¡hasta las ojeras disminuyeron!

rellenos

Nuestra blogger y su rostro en tres años

¿Sabes qué es lo mejor? Que ya no me da miedo y ya no creo que voy a quedar como Lynn May o Alejandra Guzmán; es más, el año entrante me regalaré de cumpleaños la cirugía de bolsas.

«Muchas de mis pacientes solo añaden a su estilo de vida saludable la aparatología y los rellenos para mantenerse jóvenes y hermosas; una cosa no está peleada con la otra», Karen Carrillo.

Tú decides qué es «perfecto»

Cuando hablamos de «caras perfectas» y «caras prismáticas» nos salta la vena del coraje porque las mujeres peleamos todos los días por no ser vistas como objetos o por no ser presionadas por los estándares comunes  que nos imponen en la industria de la belleza; pero la misma presión nos la ponen a la inversa quienes nos juzgan por maquillarnos, preocuparnos por la moda o hacernos arreglitos, como si fuera del diablo.

Cortesia Jose Pedro Ortiz (Unsplash)

De un lado o del otro somos juzgadas y nos confundimos por preceptos y prejuicios que no son nuestros. Mi conclusión personal al respecto es que cada mujer sabe cómo se siente y qué quiere hacer para mejorar su autoestima o su apariencia. Lo único real es lo que existe dentro de nosotras y eso no puede sustituirse con nada. Mientras no perdamos de vista esto último, podemos hacer lo que queramos con nuestra imagen.

Go girl!

Te pregunto entonces: ¿Quieres inyectarte la cara? ¿Quieres operarte la nariz aguileña, o los cachetes o las bolsas de los ojos o el surco de la frente? Hazlo.

Si no quieres y nunca gastarías en ello, entonces no lo hagas. La única condición en ambos casos es que no juzgues a quien toma la decisión contraria. Recuerda que la belleza exterior es subjetiva y cada quién la entiende a su modo.

rellenos

Los médicos romeo Castillo y Karen Castillo

TIPS DE KAREN CARRILLO
PARA DESACELERAR EL ENVEJECIMIENTO

  • “Duerme, duerme, duerme: no hacerlo daña todo tu sistema inmunológico, endocrinológico y sicológico. Dormir mejora el metabolismo y disminuye el estrés y la piel; el sobrepeso también se beneficia del insomnio”.
  • «Bebe agua y come frutas orgánicas, no procesadas. Mientras más alimentos naturales consumas más nutrientes aportas; la mayoría de las frutas tienen agua que complementarás con 2 a 3 litros naturales diarios. El té y el café cuentan como líquidos, pero bébelos moderadamente».
  • “Evita el uso excesivo de luz azul, o sea, la computadora, tabletas, celulares y pantallas televisivas. Esa luz daña la piel a partir de los 15 minutos de uso. Usa protector solar cada cuatro horas estés o no expuesta al sol y aun si es de noche; el foto envejecimiento no tiene horario»
  • “No te untes alimentos en la cara o el pelo; mejor cómete aquellos que contienen antioxidantes y las vitaminas C.
  • En cuanto a cremas cuida siempre que sean productos dermatológicos, y nunca uses uno que no sea para tu edad o tipo de piel. Pregunta a tu médico por los componentes y activos, hay quienes no deben usar retinol».
  • «Aunque uses rellenos nunca dejes de lado tu rutina de belleza: usa sueros y tratamientos adecuados para tu tipo de piel».
  • “Elige la aparatología adecuadamente: si te ofrecen sesiones de radiofrecuencia en la cara, pero eres mayor de 35 y tiendes al sobrepeso no es una opción, porque ese tratamiento es caliente y va a colgarte más».

Comparte tu opinión